Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gica Hagi triunfa como directivo: funda un club en 2009 y lo hace campeón en solo ocho años

El exjugador de Madrid y Barça conduce al joven Viitorul Constanza, lleno de promesas, a su primer campeonato en Rumania

Hagi es levantado por sus jugadores.
Hagi es levantado por sus jugadores. EFE

Los pupilos de la llamada Masia rumana, fundada por el mítico Gheorghe, Gica, Hagi hace solo ocho años, se graduaron este fin de semana con matrícula de honor al ganar su primer título liguero en Rumanía con el Viitorul Constanza. El equipo de Hagi, compuesto por jóvenes promesas del fútbol rumano, se proclamó campeón rumano por primera vez en la última jornada del playoff liguero. Bajo la dirección del exjugador del Real Madrid y del Barcelona, el pequeño club provincial, cuyo estadio tiene una capacidad para apenas 4.500 personas, lograba así todo un hito europeo al convertirse en el primero en proclamarse en campeón nacional en tan pocos años desde su fundación.

"Somos los campeones más jóvenes de Europa", aseguró un eufórico Hagi, "pero detrás de este increíble éxito hay una fuerte academia", destacó el que era conocido como el "Maradona de los Cárpatos". Se refería a los 300 futbolistas que se entrenan en la academia del Viitorul de Constanza, una ciudad portuaria en el Mar Negro. Dedicación, pasión y ambición. Estas son las claves esgrimidas del excentrocampista internacional, quien en su época de jugador impresionaba al mundo con su visión de juego y sus goles de zurda. "Siempre les digo a los jugadores que yo tuve talento, pero también ambición. Esto hace la diferencia", subrayó Hagi, quien a sus 52 años ha conseguido su primer título como entrenador.

Creado en 2009, el Viitorul (Futuro en rumano) ascendió a la primera división solo cuatro años más tarde y otros cuatro años después ya se ha llevado el título de la máxima categoría. "Hemos sido campeones de la categoría júnior durante cinco años seguidos y ahora lo hemos logrado con el primer equipo", dijo Hagi en declaraciones al canal Digisport. "En la vida, cuando se tiene un concepto técnico, cuando se tiene una visión saludable, se puede alcanzar el éxito, nada es por casualidad", agregó el técnico, cuyo equipo está lleno de jugadores de apenas 18, 19 o 20 años de edad.

Hagi se ha inspirado en los modelos de cantera de los diferentes clubes de España, Italia y Turquía. Sin embargo, su mayor referente como entrenador es el legendario jugador y entrenador holandés Johan Cruyff, fallecido el año pasado, del que aprendió que "lo más difícil es hacer lo más simple". En su academia los jugadores se entrenan dos veces por día, tres horas por la mañana y tres horas por la tarde. Pero también el propio Hagi no parece descansar nunca. Al día siguiente de proclamarse campeón, y sin apenas dormir por los festejos ligueros, se levantó temprano el domingo para ver un partido del equipo júnior. "Lo quiero saber todo", aseguró.

"Hemos practicado muchísimo, hemos hecho lo que nos ha dicho Hagi, tal como se ha visto en el terreno de juego", dijo tras el campeonato el centrocampista Gabriel Iancu. "Con trabajo se puede cumplir tus objetivos", agregó el jugador rumano en declaraciones a Efe. Por su parte, para Gheorghe Popescu, otro mítico exjugador rumano del Barcelona, el triunfo del Viitorul es todo un "milagro" y muestra de que el fútbol rumano "tiene recursos para sacar jugadores de gran nivel". "A los jugadores más jóvenes les temblaban las piernas en algunos momentos, se vio la falta de experiencia", recordó en declaraciones a Efe el cuñado y compañero de Hagi en la selección. El Viitorul Constanza disputará ahora la fase preliminar de la próxima Liga de Campeones de la UEFA. Para poder meterse en la fase de grupos, Hagi ha prometido algunos fichajes para fortalecer su joven plantilla.