Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso logra el cuarto mejor tiempo en unos libres marcados por el viento

Las condiciones meteorológicas llenan de interrupciones los terceros entrenamientos de las 500 Millas de Indianápolis

Alons sale de boxes en el circuito de Indianápolis, este miércoles.
Alons sale de boxes en el circuito de Indianápolis, este miércoles. UTS

Fernando Alonso va conociendo poco a poco los secretos de las 500 Millas de Indianápolis. El martes, el asturiano rodó por fin en tráfico, gracias a la ayuda de sus compañeros de Andretti Autosport, el equipo con el que correrá la prueba el próximo 28 de mayo, que le proporcionaron simulaciones de situaciones reales de carrera. Este miércoles, en la tercera sesión de libres, el viento ha trastocado el plan de los pilotos, que retrasaron la mayoría su salida en pista y acumularon pocos kilómetros.  De hecho, Alonso no apareció hasta dos horas y media después del inicio de la sesión y fue el cuarto que más vueltas completó, 39. También fue el cuarto mejor registro de la parrilla (219,544 millas por hora, 353,30 kilómetros hora).

"Cualquier condición es una buena lección para mí", reflexionó el asturiano tras finalizar la tanda. "Hoy ha sido eso: una lección de cómo conducir con viento y cómo hacer los ajustes del coche vuelta a vuelta".  Alonso sigue experimentando sensaciones y en su primera media hora en el óvalo se dedicó a entrar y salir de boxes. Tras realizar varias probaturas, rodó para marcar vuelta, dejando una velocidad media de 214, 905 millas por hora (345,85 kilómetros por hora). Las fuertes rachas de viento siguieron interrumpiendo la carrera y no superó esa marca hasta la happy hour, los últimos 60 minutos de entrenamientos, primero con una vuelta a 217,770 millas por hora y luego mejoró dos veces más. En ese tramo Ed Carpenter, piloto del equipo del que es propietario, hizo la mejor vuelta de la parrilla, a 222,894 millas por hora. El otros piloto español, Oriol Servià solo dio seis vueltas, con el 21º mejor tiempo de los 33 rivales en pista.

"Todo fue de acuerdo al plan", aseguró Alonso. "Creo que el equipo ha usado estas vueltas para probar al de atrás el motor, creo que también fue un día productivo". Cada segundo en la pista y con el equipo es oro para el bicampeón del mundo de Fórmula 1, que ya ha dicho que aún no está listo, pero que lo estará para este sábado, el primer día señalado en rojo en el calendario de la 101ª edición de las 500 Millas. Ese día los pilotos se juegan la primera tanda de la clasificación, tras la que se hará una criba entre los nueve mejores y el resto. El domingo los más rápidos se jugarán la pole. 

No será la clasificación un dolor de cabeza para Alonso. Las 500 Millas es una carrera que se puede ganar saliendo desde atrás, una situación a la que el español no está acostumbrado. A pesar de querer llegar a tono, él mismo ha reconocido en rueda de prensa que para su preparación es más importante poner las luces largas mirando la carrera que apostar por una buena crono.