Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
nba

El dueño de los Dallas Mavericks admite que se dejaron ganar

Mark Cuban defiende el sistema por el que los últimos son los primeros en elegir en el ‘draft’ de la NBA: “Una vez eliminados, hicimos todo lo posible para perder”

Mark Cuban, propietario de los Mavericks. Ampliar foto
Mark Cuban, propietario de los Mavericks. Getty Images

Mark Cuban, el propietario de Dallas Mavericks, admitió lo que es un secreto a voces en la NBA: muchos equipos pierden partidos de manera intencionada una vez que se quedan sin objetivos en la fase regular. Su intención pasa a ser quedar lo peor clasificados posible. Eso les da más posibilidades de estar entre los primeros a la hora de elegir en el ‘draft’.

“Una vez que quedamos sin opciones de entrar en los ‘playoffs’, hicimos todo lo posible para perder partidos”., declaró Cuban. Los Mavericks perdieron nueve de los últimos 11 partidos que disputaron en la fase regular y concluyeron en la 11ª plaza de la Conferencia Oeste con 33 triunfos y 49 derrotas. Tras la lotería del ‘draft’ que se celebró el martes, los Mavericks se hicieron con la novena posición en la elección de jugadores que se celebrará el 22 de junio.

Cuban explicó que la primera medida para jugar a perder fue dar minutos a los jugadores más jóvenes y que menos minutos habían estado en la cancha hasta entonces, caso de Yogi Ferrell, Nerlens Noel y Dorian Finney-Smith. De todas formas, matizó que estos jugadores intentaron darlo todo en los partidos. “Son jóvenes y tienen algo que demostrar”, aseveró.

A pesar de la situación que suele darse hacia el final de la temporada, cuando algunos equipos ya no pueden clasificarse para los ‘playoffs’, Cuban no desdeñó la fora en que funciona el sistema del ‘draft’. “Funciona bastante bien”, convino. “Evidentemente, esto desincentiva a algunos equipos cuando comprueban que no van a estar en los ‘playoffs’. Pero hasta que no se encuentre una solución mejor, es lo que tenemos”.

Uno de los equipos más señalados por la polémica del ‘tanking’, que es así como se define en Estados Unidos el hecho de que un equipo no salga a ganar, son los Lakers. En febrero se desprendieron de su mejor anotador hasta aquel momento, Lou Williams, y su entrenador Luke Walton decidió desplazar del quinteto titular a dos de sus jugadores con más experiencia, Luol Deng y Timofei Mozgov. Poco después, los Lakers enlazaron una serie de derrotas y arreciaron las acusaciones.

“Sé que cada uno entiende el éxito de una manera diferente, pero creo, honestamente, que estamos teniendo éxito con lo que estamos tratando de conseguir”, se defendió Walton. “Les digo a nuestros chicos que es una mierda perder. Nadie quiere perder. Pero lo importante para nosotros es cómo estamos construyendo hábitos en este momento y hacia dónde vamos”.

Hay un tremendo potencial en el próximo ‘draft’,  jugadores capaces de cambiar la historia de una franquicia. A veces, mi trabajo es entender el valor de la derrota

Director deportivo de una franquicia en 2013

Los Lakers concluyeron en la penúltima posición de la Conferencia Oeste, con 26 victorias y 56 derrotas. En la lotería del ‘draft’, en la que los peor clasificados tienen mayor porcentaje de posibilidades de alcanzar las primeras elecciones, fueron afortunados con la segunda plaza, por detrás solo de los Celtics.

Otro de los equipos señalados durante las últimas temporadas es Philadelphia Sixers. Esta temporada ha concluido penúltimo en la Conferencia Este y será el tercero en elegir en el próximo ‘draft’. En 2016 contaron con la primera elección y reclutaron a Ben Simmons y los dos años anteriores eligieron en tercer lugar y optaron por Jahlil Okafor en 2015 y Joel Embiid en 2014.

En 2013, la promoción de jugadores universitarios era especialmente prometedora, con Andrew Wiggins (Kansas), Julius Randle (Kentucky), Jabari Parker (Duke), Aaron Gordon (Arizona) o Andrew Harrison (Kentucky). El director deportivo de una franquicia que pidió el anonimato confesó entonces a un redactor de la ESPN: “Hay un tremendo potencial en el próximo ‘draft’, incluso algunos jugadores capaces de cambiar la historia de una franquicia. A veces, mi trabajo es entender el valor de la derrota. Nuestro equipo no es lo suficientemente bueno para ganar y lo sabemos. Así que esta temporada queremos desarrollar y evaluar nuestros jugadores jóvenes, vamos a aprender de sus errores y a situarnos en una buena posición de hacernos con un gran jugador. La mejor manera de hacer eso es perder una gran cantidad de partidos. Sé que parece una locura, pero si usted es un director deportivo de la NBA como yo, el último lugar donde querrá estar es en la zona media de la tabla”.