Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

LeBron James apabulla a los Boston Celtics

Cleveland abre la final del Este con un golpe de autoridad en Boston (104-117)

Cavaliers contra Celtics Ampliar foto
LeBron James tapona a Isaiah Thomas. AFP

Los Cavaliers, de la mano de LeBron James y Kevin Love, desinflaron todas las expectativas de los Celtics con una victoria clara y convincente en el primer partido de la final del Este, en el TD Garden de Boston (104-117). Los reservas de los Celtics atenuaron el castigo en los minutos finales, cuando la suerte ya estaba echada y los Cavaliers se sabían ganadores después de haber llegado a dominar por 28 puntos.

La demostración de superioridad fue tal, que pronto empezó a sospecharse que los Cavaliers, además de una declaración de autoridad, pretendieron también enviar un mensaje al que se prefigura como su posible rival en la final.

BOSTON, 104; CLEVELAND, 117 (0-1)

Boston: Thomas (17), Bradley (21), Crowder (21), A. Johnson (0), Horford (11) –equipo inicial-; Brown (10), Olynyk (0), Smart (6), Rozier (2), Green (11) y Young (0).

Cleveland: Irving (11), JR Smith (2), Lebron James (38), Love (32), Thompson (20) –equipo inicial-; Jefferson (0), Deron Williams (2), Shumpert (3), Korver (3), Derrick Williams (3) y Jones (0).

Parciales: 19-30, 20-31, 36-31 y 29-25.

TD Garden de Boston. 18.624 espectadores.

Si Golden State apalizó el martes a San Antonio (100-136), Cleveland no quiso ser menos y tramitó el duelo ante los Celtics de manera similar a como lo hicieron los Warriors ante los Spurs.

LeBron James marcó un ritmo insostenible para sus rivales desde el primer cuarto, de la misma manera que Stephen Curry lo había hecho el día anterior en Oakland. LeBron anotó 15 puntos en el primer cuarto y los Cavaliers dominaron por completo en el interior de la pintura, sobre todo en la primera parte. A partir de ahí, el partido se convirtió en una tortura para los Celtics, muy fallones también en el tiro exterior, con un 0 de 5 en triples para empezar.

El marcaje de Kyrie Irving desactivó a Isaiah Thomas y Olynyk no recordó para nada la impresionante y decisiva actuación en el séptimo partido de la semifinal de Conferencia ante Washington. Irving no estuvo muy inspirado en ataque, y tampoco JR Smith, pero lo compensaron con creces LeBron, Love, magnífico con 6 de 9 en triples, 32 puntos y 12 rebotes, y un Tristan Thompson más atinado de lo habitual, que anotó los siete tiros de campo que lanzó y acabó con 20 puntos.

La actuación de LeBron refrenda su extraordinaria singladura esta temporada y muy especialmente en los ‘playoffs’. Frente a los Celtics concluyó con 38 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias y 2 robos de balón. Lleva siete partidos seguidos sumando un mínimo de 30 puntos, algo que nadie conseguía desde Shaquille O’Neal en la temporada 2002-2003. Y promedia 34.4 puntos, 9 rebotes, 7.1 asistencias, 2.1 robos de balón y 1.7 tapones.

Tyronn Lue, el entrenador de Cleveland, mantuvo a LeBron en la cancha durante 42 minutos. A pesar de la notable diferencia que reflejaba el marcador, no quiso dosificarlo en exceso, tal vez porque su equipo llevaba sin competir desde el día 7 de mayo cuando eliminó a Toronto por la vía rápida.

Los Celtics apenas inquietaron a su rival. Solo un parcial de 15-4 para cerrar el tercer cuarto les permitió acercarse ligeramente en el marcador (75-92), pero los Cavaliers reaccionaron de manera inmediata. Isaiah Thomas concluyó con 17 puntos y 10 asistencias. Solo destacaron en ataque Bradley y Crowder con 21 puntos cada uno. Olynyk se quedó en cero.

Los Cavaliers cuentan por victorias todos los partidos que han disputado en los ‘playoffs’. Barrieron por 4-0 a Indiana en la primera ronda y por el mismo resultado a Toronto en las semifinales de Conferencia. A esa racha de nueve triunfos consecutivos en estos ‘playoffs’, hay que añadir los tres con los que cerraron su triunfo en la final del año pasado ante los Warriors. Suman pues 12 triunfos seguidos en los ‘playoffs’, como los Lakers en la temporada 2000-2001, cuando consiguieron el anillo con un equipo en el que brillaban Kobe Bryant y Shaquille O’Neal y en el que también jugaba Tyronn Lue, ahora el entrenador de Cleveland Cavaliers.

Más información