Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Choque de dinastías en Constantinopla

Real Madrid, Fenerbahçe, CSKA y Olympiacos, los mejores equipos del último lustro, se juegan la Euroliga en Estambul. Los blancos pelean por la Décima; Obradovic por su Novena

De Colo, Spanoilis, Llull y Bogdanovic, en Estambul.
De Colo, Spanoilis, Llull y Bogdanovic, en Estambul. AFP

Estambul acoge por tercera vez en 25 años la Final Four de la Euroliga con un cartel que aúna sin discusión poder y autoridad. Real Madrid, Fenerbahçe, CSKA y Olympiacos, los mejores equipos del último lustro por caché y regularidad competitiva, se disputan la Copa de Europa en un fin de semana tras siete meses de batallas cruzadas. El equipo de Pablo Laso, el mejor en la temporada del todos contra todos, afronta el reto de la coronación continental en territorio comanche tras un memorable recorrido de 13 títulos y 17 finales sobre 23 posibles en seis años. La voracidad de los blancos choca con un anfitriónque viene rondando la gloria mientras el druida Zeljko Obradovic afina las proporciones de la mezcla. Será la tercera presencia consecutiva del Fenerbahçe en una secuencia con ciertos paralelismos con la ascensión madridista que, a la tercera y en casa, dio con la tecla por hambre y perseverancia. Por el otro lado del cuadro, CSKA y Olympiacos reeditan su revancha interminable, con tres cruces en las últimas cinco ediciones, todos saldados en el alambre y contrapronóstico a favor del conjunto griego.

“Todos catalogan al Fenerbahçe como favorito por jugar en su país, pero nosotros sabemos muy bien que los favoritos somos nosotros. Fuimos los primeros en la Liga regular, así que tenemos la presión y la responsabilidad. Nuestros resultados y nuestro juego en la temporada dan miedo a cualquier equipo”, sentencia Nocioni, MVP de la conquista del Real Madrid en 2015, en una edición que tuvo idéntico mapa de equipos y emparejamientos que la actual. El Llull más determinante y heróico, Bogdanovic, De Colo y Spanoulis lideran esta vez el reparto y acaparan gran parte de las opciones de sus equipos.

Estambul 1992 y 2012

La semifinal entre Real Madrid y Fenerbahçe dejará a los blancos a 40 minutos de la Décima o a Obradovic a un paso de su Novena. También en Estambul, en 1992, comenzó el mito del entrenador más ganador de Europa. Aquel año, en el legendario Abdi Ipekçi, el Partizán de Fuenlabrada rindió al Joventut de Badalona con un triple sobre la bocina de Djordjevic y permitió a Obradovic levantar la primera de sus ocho Euroligas en el año de su debut como entrenador. Desde entonces, 16 presencias en la Final Four y 31 títulos en 26 años de carrera. No tardó en comprar su exitosa fórmula el Real Madrid, que contrató al técnico serbio en 1994. Funcionó de inmediato y, abrazados al gigante Sabonis, los blancos alzaron su octava Copa de Europa tras 14 años de sequía continental. Un espejismo sin continuidad. Obradovic siguió ganando títulos y el Real Madrid, sin encontrar la estabilidad. En los 20 años anteriores al fichaje de Laso, el palmarés blanco solo sumó 10 títulos y cuatro presencias en la Final Four (1992-93, 1994-95, 1995-96 y 2010-11), desde su llegada: cuatro apariciones y tres finales en seis temporadas.

“A las finales se llega y se gana, no se elige el rival. No hay vértigo. Veo al grupo bien y tenemos al equipo al completo. A Estambul venimos a ganar”, repasa Laso. “Si me hubiesen dicho cuando llegué que íbamos a tener este recorrido no sé si me lo hubiera creído, pero está claro que lo hubiera firmado. Todos nos valoran por los títulos y yo también porque me encanta ganar, pero por lo que estoy especialmente orgulloso es por el camino. Para conseguir las metas hay que tener un camino claro y para mantener el hambre hay que buscar desafíos constantemente. La vida no deja de ofrecerte posibilidades. Esta es una gran oportunidad y aceptamos el reto”, completa el entrenador madridista, que afirma rotundo que “el éxito no es ganar o perder, es dar lo máximo para hacer bien tu trabajo”. Su equipo conoce el camino y la ciudad. La semifinal será el séptimo partido de los blancos en Estambul en la presente temporada.

En el Sinan Erdem Spor Salonu calentarán las gargantas las hordas turcas con CSKA y Olympiacos como excelsos teloneros del duelo del anfitrión. El CSKA de Dimitris Itoudis, con idéntica estructura, intentará revalidar el título conquistado en Berlín el curso pasado, circunstancia que no sucede precisamente desde hace cuatro años cuando el Olympiacos enlazó dos coronas. La de Londres 2013, ante un Madrid que pagó la novatada; la de la anterior edición, en Estambul 2012, ante el CSKA de Kirilenko que pagó el exceso de confianza y permitió a los del Pireo remontar 19 puntos de desventaja. Aquí siguen Printezis, Papanikolau, Mantzaris y, sobre todo, Spanoulis.

Comienza la mejor Final Four de las posibles. La combinación más ganadora. Los contendientes se han repartido un tercio las Copas de Europa disputadas hasta la fecha. Nueve el Real Madrid, siete el CSKA y tres Olympiacos, en total 19 sobre 59. El Fenerbahçe, sin hueco hasta la fecha en el palmarés, tiene el factor Obradovic y juega en casa. El nuevo emperador saldrá de Constantinopla.

Más información