Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rudy Fernández: “Siempre me voy a dormir con un Voltaren”

El alero del Real Madrid habla de su reciente paternidad, del trance de su peor temporada de blanco y de las claves del equipo en la previa del desenlace de la Euroliga

Rudy Fernández, tras la entrevista en Valdebebas.
Rudy Fernández, tras la entrevista en Valdebebas.

Con él empezó todo. El fichaje de Rudy Fernández (32 años, Palma de Mallorca) por el Real Madrid en 2011 redimensionó el proyecto de Laso aprovechando el lockout de la NBA y permitió coger carrerilla a una idea ganadora. Seis años y 12 títulos después de aquello, el alero menorquín gestiona con sensatez reflexiva la felicidad por su reciente paternidad, el trance de su peor temporada de blanco y los dilemas de un futuro condicionado por los achaques de una carrera brillante.

Pregunta. ¿Cómo cambia la vida tener un hijo?

Respuesta. Ha sido la mayor alegría de mi vida. Es un cambio radical que te afecta en todo, personal y profesionalmente. Ahora descanso algo peor por las noches (risas) y le echo muchísimo de menos cada vez que estamos de viaje. Es una motivación extra. Soñaba que mi primer hijo fuera un niño y que pudiera verme jugar en mis últimos años de carrera y se ha cumplido.

P. Su fichaje por el Madrid en 2011 impulsó el proyecto de Laso.

R. No sé si es suerte o no, pero llegué en el momento idóneo para que el Madrid pudiera crecer. Jugué unos pocos partidos y me tuve que marchar a Denver, pero ya había una idea en marcha. Es un orgullo estar en este gran club. Me han demostrado muchísimas cosas a nivel profesional y también personal. Todo eso se agradece ganando títulos.

P. ¿Esperaba una secuencia de triunfos como la que llevan?

"Llegué en el momento idóneo para que el Madrid pudiera crecer"

R. Sinceramente, no me imaginaba que pudiéramos conseguir tantos títulos en tan poco tiempo. Sabía que íbamos a ser competitivos, pero ganar tanto y alcanzar cuatro Final Four en cinco años es de una regularidad increíble.

P. ¿Su intención es seguir?

R. Acabo contrato el año que viene y 2018 quiero que sea bueno para mí. Debo aprovechar el verano para trabajar en cuidar mi físico. La tralla de partidos te consume física y mentalmente.

P. ¿Eso es compatible con la selección?

"No me imaginaba que pudiéramos conseguir tantos títulos en tan poco tiempo"

R. Se verá cuando toque. Ahora mismo solo estoy centrado en mi equipo y en intentar ayudar en el tramo decisivo. Está siendo un año bastante irregular para mí y quiero acabarlo bien, con títulos. Después tomaré la decisión.

P. ¿Que las cosas no le salgan, es una cuestión física o mental?

R. Pesa todo. También cambian los roles, antes jugaba más de dos y ahora lo hago más de tres y te tienes que acostumbrar a todo. Físicamente también lo noto. El año pasado me operé de la espalda, en verano hice unos buenos Juegos y llegué a un gran nivel para empezar la temporada, pero después noté el bajón. No tendría que ser así, pero cuando las cosas no te van bien también te bloqueas mentalmente.

P. ¿Cómo hubiera sido su carrera sin aquel estacazo de Trevor Ariza que desencadenó sus problemas de espalda?

"No tendría que ser así, pero cuando las cosas no te van bien también te bloqueas mentalmente"

R. No lo pienso. Vivo al día en lo deportivo. No quise volver a ver nunca esa jugada porque me trae muchos recuerdos.

P. ¿Juega con dolor?

R. Siempre me voy a dormir con una pastilla de Voltaren (antiinflamatorio) para poder levantarme en condiciones. Cuando se me olvida es un suplicio. He sufrido muchísimo, pero no me gusta pones excusas. Intento estar bien físicamente pero es mucha la acumulación de lesiones y operaciones y me tengo que cuidar más que los demás.

P. ¿Le molestan las dudas o el runrún de la grada?

R. A Rudy siempre se le exige lo máximo. Me tengo que sentir un privilegiado porque eso quiere decir que confían en mí, esperan lo mejor y se frustran cuando no cumplo con esas expectativas. Yo soy el primero que me frustro cuando fallo. La afición del Madrid es inteligente y sabe que jugador soy. No estoy contento con mi rendimiento, sobre todo a nivel anotador, pero estoy contento porque he evolucionado en otros aspectos. Ahora aporto más en defensa y en asistencias para hacer jugar al equipo. No es mi mejor momento y no está siendo fácil, pero cuando hay gente que está mejor que tú te toca asumirlo y hacerlo lo mejor que puedas cuando te toque jugar. Tengo la conciencia tranquila porque no tengo que demostrar nada a nadie.

P. ¿No sería más fácil protegerse y tirar menos?

R. Soy el jugador que soy y tengo que mirar al aro. Al final también son rachas y acabarán entrando. En los Juegos hacíamos el scouting de EE UU y Klay Thompson llevaba 0 de no sé cuánto en triples y para mí es el mejor tirador del mundo. No tengo que obsesionarme sino seguir trabajando en mi físico y en mi cabeza.

P. La Final Four es un buen escenario para redimirse.

R. Llegará mi momento, seguro. Pero tengo 32 años, ya no soy el joven que era antes.He pasado por tres operaciones de espalda y si tuviera que pasar por una cuarta tendría que dejar el baloncesto. Pero conozco mi cuerpo y sé cuidarme. El equipo sabe que me va tener siempre y puede contar conmigo.

P. ¿Qué análisis hace del Fenerbahçe de Obradovic?

R. Han sido muy irregulares esta temporada. Bogdanovic ha sido su jugador referente y sus lesiones han marcado mucho la dinámica del equipo. Pero el plan está claro, lo que tenemos que hacer es defender. Contra ellos esa ha sido siempre la clave.

P. ¿Cómo llega el Madrid?

R. Llegamos en un buen momento. El mejor Madrid apareció en los partidos del playoff en Turquía ante el Darussafaka. Estuvimos muy serios, jugando todos en equipo, con todos aportando cosas, y ese es el camino que tenemos que seguir.

P. ¿Este Madrid es el mejor equipo en el que ha jugado?

R. El mejor equipo es la selección, pero este Madrid es igual de competitivo y está lleno de ganadores. Este año quizá tengamos mejores piezas individuales, pero en estos años siempre hemos tenido grandes bloques a nivel colectivo, por eso lo hemos ganado todo.

P. ¿Cuál será el primer consejo que le dará a su hijo?

R. Que disfrute el momento y que viva el día a día. Que no se plantee nunca lo que pudo pasar o lo que pasó. Me encantaría que fuera jugador. Va a ser grandote y alto. Pero que sea lo que él quiera.

Más información