Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso es cuarto en los libres más rápidos de las 500 Millas

El ovetense responde a la exigencia a dos días de la clasificación

Alonso, durante los libres de las 500 Millas de Indianápolis.

La cosa se pone seria en Indianápolis y Fernando Alonso aguanta el tipo. Si los primeros días de entrenamientos fueron jornadas de pruebas, experimentos y aprendizaje acelerado, el jueves llegó el primer día que la velocidad entró en juego. Los reglajes y ajustes de los pilotos con sus ingenieros comienzan a dar sus frutos y los equipos empiezan a disminuir la carga aerodinámica de los coches. En este escenario, Alonso marcó el cuarto mejor registro del día, una vuelta a 225,619 millas por hora (363,09 kilómetros por hora de media) en la tanda más rápida de la semana, en la que hasta siete pilotos superaron las 225 millas por hora. El otro español, Oriol Servià, que el 28 de mayo correrá sus novenas 500 Millas, hizo el octavo mejor tiempo (224,619).

"Hemos ganado velocidad detrás de los coches y también cuando rodamos solos", explicó Alonso al término de la sesión. "Hemos hecho algunas modificaciones aerodinámicas que estamos probando de cara al crono y algunos cambios también para rodar en tráfico y sentirnos más cómodos. Un día bastante bueno a nivel de competitvidad", añadió. 

Otro factor importante que ha podido influir en la sesión de este jueves son las previsiones de lluvia. Si llueve, no se corre, y tanto el viernes como el sábado puede caer agua en el Indianápolis Motor Speedway. Eso podría acabar con el fast friday, día en el que se simula la clasificación, y con la propia crono, que en vez de sábado y domingo -se divide en dos jornadas- podría posponerse al lunes, si las condiciones no acompañan.

En la crono, por ejemplo, la presión del turbocompresor es mayor que en la configuración de carrera, por lo que es importante hacer la simulación con estos ajustes, más aún en un caso como el de Alonso, que todo lo hace por primera vez. "El viernes sube la potencia de los coches y habrá que empezar de cero. Echas de menos más vueltas. Aunque hayan sido cuatro días de entrenos, parece que solo ha sido uno", apuntó Alonso. "No tengo ninguna idea de cómo será la crono, cómo se sentirán los coches. Lo único que me ha dicho Gil De Ferran, mi ayudante, ha sido que van a ser las cuatro vueltas más horribles que voy a dar en mi vida porque el coche se va a sentir muy ligero, muy al límite".

Si finalmente se corre este viernes, los expertos apuntan a que es interesante fijarse en la velocidad media sin rebufo, ya que al estar todos los coches en pista es difícil que los pilotos rueden con espacio. En este apartado, el jueves, el ovetense fue el noveno más rápido.

Alonso, además, volvió a ser uno de los que más se mantuvo en pista, con 96 vueltas al emblemático óvalo. Jay Howard, de Schmidt Peterson Motosport, lideró la tabla con 226,744 millas por hora, mientras que el excorredor de Fórmula 1, Juan Pablo Montoya, dos veces ganador de las 500 Millas, fue 14º.

Más información