Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muguruza coge aire en Roma

Después de casi dos meses sin encadenar dos victorias consecutivas, Garbiñe bate a Goerges (7-5 y 6-4) y se medirá a Venus Williams en cuartos. Nadal se deshace de Sock (6-3 y 6-4) y encara de nuevo a Thiem

Muguruza, durante el partido contra Goerges.
Muguruza, durante el partido contra Goerges. Getty

Rumbo a Roland Garros, donde defenderá el título conquistado el año pasado, Garbiñe Muguruza trata de encontrarse. Por una razón u otra, solo lo sabe ella, la número siete del mundo ha perdido el filo y en primera mitad del año se ha convertido en una jugadora sumamente inestable. No arrancó del todo mal el curso, pero desde que cediera en los cuartos del Open de Australia ha ido perdiendo el color y sus tropiezos en las primeras rondas han sido frecuentes.

Sin embargo, la arena del Foro Itálico parece haberle conferido un punto más de equilibrio en su juego. De momento, ayer batió a la alemana Julia Goerges (7-5 y 6-4, en 1h 47m) y enlazó, por primera vez en casi dos meses, su segunda victoria consecutiva. Bienvenida novedad, teniendo en cuenta la cercanía del grande francés y que la presión en torno a ella aumenta exponencialmente conforme no responde a las expectativas.

"El partido tuvo un poco de todo", expresó la hispano-venezolana, que jugó con el muslo derecho vendado debido a molestias musculares; "el primer set fue muy cerrado y en el segundo pude recuperar. Estoy muy contenta de haber levantado un 4-1 en contra. Estoy muy contenta porque no jugué bien ni en Stuttgart ni en Madrid, y aquí estoy ganando partidos", agregó la séptima mejor raqueta de la WTA, que hace una semana abandonó la Caja Mágica sumergida en un mar de dudas por la forma en la que cayó ante Timea Bacsinszky.

Ayer, Muguruza envió señales halagüeñas por primera vez desde hace tiempo. Compitió bien desde el principio, sin lagunas, y supo reaccionar en la segunda manga para cerrar el partido. Así que mañana (no antes de las 19.30, Tdp), el cuadro le empareja con una de las rivales más avezadas, Venus Williams, quien a sus 36 años continúa siendo muy competitiva. En esta ocasión, la estadounidense redujo (6-1, 3-6 y 6-1) a la británica Johanna Konta, 10 años menor que ella.

Nadal exhibe de nuevo su fiabilidad

Mientras tanto, ya al cierre del día, Rafael Nadal volvió a exhibir su fiabilidad en el pulso contra el norteamericano Jack Sock, al que ya había derrotado en los tres precedentes. El balear, muy sólido una vez más, venció por 6-3 y 6-4 (en 1h 20m) y su balance sobre tierra este año ya registra 17 victorias y ningún tropiezo. Hoy (no antes de las 16.00, Canal+ Deportes 2) se jugará una plaza en las semifinales del torneo romano con el austriaco Dominic Thiem, al que batió recientemente en la final de Madrid y previamente en la del Godó. El número siete venció, pero sufrió. Salvó tres bolas de partido en la muerte súbita y finalmente derribó a Sam Querrey (3-6, 6-3 y 7-6).

“El partido frente a él en la Caja Mágica fue muy agotador”, precisó Nadal, cansado por el desgaste de las últimas semanas. “Y el de mañana [por hoy] será muy complicado. Voy a tener que jugar mejor que el pasado domingo, ya que además de la condición física, también hay que tener en cuenta que las condiciones del juego son diferentes a las de Madrid. Thiem está jugando muy bien y tiene todas las condiciones para convertirse en uno de los mejores jugadores”, concluyó.

El resto de la jornada deparó la eliminación del número tres, Stan Wawrinka (7-6 y 6-4 contra John Isner), y la caída de Fabio Fognini ante Alexander Zverev (doble 6-3); Roma se quedó, por tanto, sin italianos. También quedaron apeados Kei Nishikori (7-6 y 6-3 con Juan Martín del Potro), David Goffin (6-3 y 6-4 frente a Marin Cilic) y el castellonense Roberto Bautista, eliminado por el serbio Novak Djokovic (doble 6-4).

Más información