Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos quieren aconsejar a Fernando Alonso en las 500 Millas

El asturiano acapara los focos dentro y fuera del óvalo de las 500 Millas

Fernando Alonso, durante los libres de las 500 Millas.

Fernando Alonso es la gran atracción de esta edición de las 500 Millas dentro y fuera de Indianápolis. Era previsible que el foco mediático en España se pusiera en la extravagante aventura de uno de las grandes figuras del deporte nacional. Sin embargo, entre bastidores el progreso del piloto asturiano en el óvalo también es el centro de todas las miradas. Solo hace falta echar un vistazo a las retransmisiones que ofrece la Indycar, o cómo Marco Andretti contestaba a preguntas sobre su nuevo compañero de equipo —Andretti Autosport— en la rueda de prensa posterior al primer día de libres.

“Hay mucha atención, pero en los equipos se le ve de otra forma, como un rival más”, asegura Raúl Prados, ingeniero de pista de Juan Pablo Montoya en Penske, uno de los equipos más poderosos. El colombiano ha ganado dos veces las 500 Millas (2000 y 2015), y fue segundo de la Indycar en 2015, pero este año solo correrá en dos pruebas, incluyendo las 500 Millas. Su reencuentro el lunes en el Indianápolis Motor Speedway, 11 años después de su última temporada como rivales en la F-1, fue una de las imágenes destacadas de la semana. “De broma le digo que no tiene permitido ayudarle”, exclama Prados.

Esta es una de las situaciones que se ha repetido en el circuito. “Todos los pilotos, yo incluido, nos acercamos a él y veo que todos quieren colgarse un poco la medalla de que le han ayudado”, desvela Oriol Servià, el otro español de la parrilla, que correrá el próximo 28 de mayo su carrera número 200 de la Indycar, sus novena 500 Millas tras casi dos décadas en Estados Unidos.

Alonso se está ciñendo de forma metódica al plan de su equipo para aprender todas las peculiaridades de la carrera. Sus tiempos, 19º el lunes, 24º el martes, cuarto el miércoles, no fueron relevantes. Este jueves, la cosa se puso seria y el español respondió con otro cuarto puesto y una puesta en escena muy regular.

La gran pregunta que todo el mundo quiere responder cuanto antes es: ¿está cumpliendo las expectativas? “Fernando lo está haciendo muy bien, como me esperaba. Es un crack y lo va a demostrar. Lo que cuenta ahora es encontrar un reglaje que te permita rodar muy cerca del coche de delante”, explica Servià.

Eso, según cuenta Prados, es una de las cosas que sorprendió a Montoya. “Puede rodar más cerca que yo”, le confesó el colombiano a su ingeniero. También le dijo que veía cosas que él no haría, pero que hacía bien en probar.

Fuera del óvalo, Alonso también se está adaptando a toda la mercadotecnia que rodea al evento. Ayer, The Players’ Tribune, donde escriben las estrellas del deporte americano, publicó con su firma un artículo en el que explicaba las razones que le han llevado a la Indy. “Me encantan las carreras. Las carreras de verdad. Y por esa razón es por la que, el 28 de mayo, no estaré con mi equipo de F-1 en Mónaco. Estaré en Indianápolis. Corriendo en el Brickyard. Porque lo necesito”, escribió el piloto español.