Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villar será reelegido presidente del fútbol español el próximo lunes

Las negativas del Tribunal Administrativo del Deporte y del Tribunal Superior de Justicia a anular el proceso electoral solicitado por Jorge Pérez dan vía libre para su reelección

Villar dialoga con Sunil Gulati, izquierda, presidente de la federación estadounidense de fútbol.  rn
Villar dialoga con Sunil Gulati, izquierda, presidente de la federación estadounidense de fútbol. AFP

Ángel María Villar será reelegido presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) el próximo lunes. Si el jueves fue el Tribunal Superior de Justicia el que denegó las medidas cautelares solicitadas por Jorge Pérez para que el proceso electoral fuera suspendido por presuntas irregularidades en la votación para elegir los asambleístas, hoy ha sido el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) el que también ha rechazado las medidas cautelares al no entrar en el fondo de la cuestión. La semana pasada ya rechazó esas medidas cautelares in audita y hoy el TAD ha alegado que no ha tenido tiempo para estudiar la documentacón.

Villar será reelegido como único candidato a la presidencia federativa, una vez que Pérez, ex secretario general de la FEF, no presentó su candidatura el pasado 5 de mayo al impugnar el proceso electoral y no considerarlo válido. El lunes la asamblea del fútbol español, compuesta por 140 asambleístas, elegirá a Villar para un nuevo mandato, con lo que llegará a cumplir 31 años en el cargo.

Las elecciones a la FEF deberían haberse celebrado antes del primer cuatrimestre de 2016, pero el retraso electoral habido por la negativa de Villar a cumplir con la orden ministerial que regula las elecciones federativas demoró el proceso hasta este último lunes.

El presidente del fútbol español afrontará este nuevo periodo pendiente de la justica. Villar y la Federación, como persona jurídica, están imputados por presunta prevaricación, malversación y apropiación indebida de fondos públicos por valor de 1,2 millones de euros. También está imputado por el mencionado retraso electoral y por presuntos tratos de favor al Recreativo y al Marino de Tenerife para que estos clubes pudieran competir en sus respectivas categorías en las temporadas 14-5 y 15-16 en el caso del club decano y en la 12-13 en el de la entidad canaria.

Más información