Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe Reyes: “No hemos igualado su dureza”

El vestuario del Madrid realiza una contundente autocrítica tras la derrota ante el Fenerbahçe en la semifinal de la Final Four

Los jugadores, tras la derrota.
Los jugadores, tras la derrota. AFP

Era fiesta nacional en Turquía y Estambul estaba engalanada con centenares de banderas gigantes con la luna menguante y la estrella. Como cada 19 de mayo se conmemoraba el día de Atatürk, el fundador de la moderna República. La ciudad era un mural rojo y el Sinam Erdem una caldera amarilla. Y en ella se derritió el Madrid. "No hemos estado a la altura. Hemos jugado un mal partido y cuando juegas así en estas circunstancias, el rival no te perdona. Menos el Fenerbahçe y jugando en casa. Han sido mejores y se lo han merecido", sentenció Llull en las galerías del Sinam Erdem. Los 28 puntos de líder del Madrid no bastaron. Hasta cinco jugadores madridistas (Draper, Rudy, Doncic, Ayón y Taylor) hicieron una valoración negativa. Los de Laso no supieron escapar al destino previsto de un ambiente hostil y un rival voraz.

"Nos vamos con mal sabor de boca porque creo que si hubiésemos estado a nuestro nivel podríamos haber ganado", continuó Llull en su análisis autocrítico. "Hemos perdido muchos balones, hemos regalado posesiones, nos hemos precipitado, nos han cogido demasiados rebotes en ataque... Es un cúmulo de cosas que en partidos así el otro equipo no te perdona. Estamos bastante jodidos, pero no queda otra que levantarse", resumió contundente el base menorquín. "Hemos jugado muy mal. Me voy decepcionado con lo que he hecho y me siento culpable", añadió Ayón, uno de los más señalados en la derrota con un expediente de dos puntos y cuatro rebotes. También pidió perdón Doncic, titular en el quinteto y uno de los más afectados al término del encuentro. "Desde el principio no hemos estado duros y ellos sí, han sido más agresivos. Hemos hecho un partido malo y solo nos han salvado Llull y Carrol, pero no pueden estar solos. Teníamos que acompañarles. Personalmente estoy muy jodido porque he jugado fatal y lo siento mucho por el equipo. Les he pedido perdón.

Igual de explícito fue Felipe Reyes. "Son justos vencedores. No hemos igualado su dureza. En ataque hemos estado blandos, no hemos movido el balón bien y ellos lo han aprovechado. Han salido mucho más preparados para jugar este partido y aunque nos acercáramos aprovechaban cualquier error nuestro en ataque para volver a irse. El ambiente no ha afectado", relató el capitán madridista, que no disputó ni un minuto de la semifinal. “Ellos jugaron muy bien y nosotros, no”, fue el sencillo resumen de Jaycee Carroll. “No aplicamos el plan de partido que teníamos pensado”.

En la sala de prensa tomó la palabra Laso. "El equipo ha hecho una gran temporada en Europa, hemos sido primeros en la Liga Regular y hemos sido competitivos hasta el último minuto. Sabíamos que hoy teníamos que jugar un buen partido de baloncesto para ganar y no lo hemos hecho. Esto no quita para que me sienta orgulloso por el trabajo del equipo en toda la temporada. Puedes jugar bien, mal, equivocarte... pero yo me siento muy orgulloso", completó el técnico madridista, que instó a los suyos a superar el trance para competir hasta final de temporada. Estambul no verá la Décima del Madrid, pero el domingo puede ser el día de la Novena de Obradovic. “Defendimos muy bien desde el minuto uno, pero ellos tienen a Llull. Es un jugador capaz de resolver muchas situaciones él solo y nos complicó”, concedió Zeljko. “Olympicacos tiene mucha experiencia y, además, tienen a Spanoulis”, apuntó Bogdanovic de cara a la final.

Más información