Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España bajo el signo de Asensio

La convocatoria del mediapunta del Madrid señala un cambio de tendencia en la selección, donde los madridistas vuelven a ser mayoría por primera vez desde 2006

Asensio se dispone a golpear el balón ante Lenglet y Martins, del Sevilla. Ampliar foto
Asensio se dispone a golpear el balón ante Lenglet y Martins, del Sevilla. EFE

El fichaje de Marco Asensio en diciembre de 2014 fue, más que un golpe de mano del Real Madrid, la constatación de un cambio de época. Cuando el Barça perdió la posición estratégica que le privilegiaba en la negociación por el juvenil del Mallorca, que entonces tenía 18 años y costaba o 3,5 millones de euros, exhibió una falta de determinación que dos años después se refleja en la convocatoria de la selección. Por primera vez desde el Mundial de 2006, entre los 11 jugadores más empleados por La Roja prevalecen los madridistas sobre los culés. No es casual que el Madrid se encuentre a un solo punto de conquistar la Liga que concluye este domingo. Tampoco es casual que Julen Lopetegui apunte a Marco Asensio para disputar la sexta cita de la clasificación para el Mundial de 2018.

Los 25 convocados

Porteros: Kepa Arrizabalaga (Athletic), David De Gea (Manchester United/ING), Pepe Reina (Nápoles/ITA).

Defensas: Jordi Alba, Gerard Piqué, Sergi Roberto (Barcelona), César Azpilicueta (Chelsea/ING), Dani Carvajal, Nacho Fernández, Sergio Ramos (Real Madrid), Nacho Monreal (Arsenal/ING).

Medios: Asier Illarramendi (Real Sociedad), Sergio Busquets, Andrés Iniesta (Barcelona), Koke Resurrección (Atlético de Madrid), Thiago Alcantara (Bayern Múnich/GER), Isco Alarcón, Marco Asensio (Real Madrid).

Delanteros: Pedro Rodríguez, Diego Costa (Chelsea/ING), Víctor Machín 'Vitolo' (Sevilla), David Silva (Manchester City/ING), Álvaro Morata (Real Madrid), Gerard Deulofeu (Milan/ITA) e Iago Aspas (Celta).

El seleccionador acentuó la tendencia cuando ayer inscribió a seis jugadores del Madrid y a cinco del Barça para disputar un amistoso contra Colombia el 7 de junio en La Condomina y un partido oficial de clasificación mundialista contra Macedonia el 11 en Skopje. Por parte madridista entraron Carvajal, Nacho, Ramos, Isco, Asensio y Morata; por parte azulgrana, Alba, Piqué, Sergi Roberto, Busquets e Iniesta.

La edad media de los grupos es indicio del aprovechamiento de la cantera. El pelotón del Madrid no llega a los 27 años; la edad del contingente del Barça alcanza los 30. Si la hegemonía del Barça en las últimas décadas del fútbol español y mundial pasó por la administración y el uso ejemplar de La Masia, las alteraciones en este equilibrio pueden anunciar un cambio de ciclo.

La final de la Champions que disputará el Madrid contra la Juventus en Cardiff añade una gota cáustica al corazón de los muchachos del Barcelona, convocados junto con el resto de la expedición para el 3 de junio a las 19.00, hora y media antes de la final. Los madridistas estarán preparándose para el partido cuando Piqué, Alba, Iniesta, Sergi Roberto y Busquets pasen por el umbral de la puerta del hotel de Las Rozas.

Lopetegui los recibirá en la concentración con la cena puesta y la televisión encendida. “Las siete es una buena hora”, dijo el seleccionador ayer al publicar la lista; “vamos a cenar y a ver el partido todos juntos. ¡Evidentemente!”.

El fenómeno se expresa claramente en los minutos disputados por los futbolistas desde septiembre del año pasado, cuando se inició el proceso de clasificación para el Mundial de Rusia. En los cinco partidos oficiales celebrados desde entonces, los 11 jugadores más utilizados han sido De Gea (360 minutos), Busquets (360), Silva (360), Koke (340), Vitolo (310), Piqué (270), Ramos (260), Thiago (230), Diego Costa (225), Carvajal (180) y Nacho (158). Dos del Barça y tres del Madrid.

Busquets y Piqué, por su experiencia, gozan de un peso específico determinante dentro del grupo. Sergio Busquets es uno de los hombres a los que más consulta Lopetegui cuando quiere sondear el punto de vista de los veteranos. Pero la presencia mayoritaria de representantes del vestuario del Barcelona en la selección ha dejado de ser lo más frecuente en las reuniones de Las Rozas. Desde el ciclo del Mundial de 2006, cuando entre los 11 más utilizados solo figuraban Xavi Hernández y Carles Puyol como únicos exponentes azulgrana —frente a Casillas, Raúl y Salgado—, los grupos de futbolistas que aportaban los dos grandes clubes españoles estuvieron igualados o claramente inclinados en favor del Barcelona.

Hegemonía del Barça

Siempre considerando los 11 hombres más empleados en cada ciclo, La Roja viene de una década señalada por La Masia. En la Eurocopa de 2008, coincidiendo con el primer campeonato que conquistó España desde 1966, el Madrid presentó dos jugadores (Casillas y Ramos) por tres del Barcelona (Puyol, Xavi e Iniesta). En el Mundial de 2010 la relación fue de tres madridistas (Casillas, Ramos y Alonso) por seis azulgrana (Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Busquets y Villa). En la Eurocopa de 2012 las potencias se emparejaron: cinco (Casillas, Arbeloa, Ramos, Albiol y Alonso) y cinco (Piqué, Busquets, Iniesta, Xavi y Villa). En el Mundial de 2014 prevalecieron los culés: siete (Piqué, Iniesta, Alba, Busquets, Xavi, Cesc y Pedro) a tres (Casillas, Arbeloa y Ramos). En la Eurocopa de 2016 el Madrid declinó: Ramos y Morata por un lado, y Piqué, Bartra, Busquets y Alba por otro.

La primera jornada de clasificación para el Mundial de Rusia cruzó a España con Liechtenstein (8-0) y marcó la pauta. Ese 5 de septiembre de 2016 debutó Asensio con la absoluta. El mediapunta dispuso de 11 minutos. También fue el primer encuentro oficial que dirigió Lopetegui. Implicado en las competiciones de la sub-21, Asensio no ha vuelto a participar con la absoluta pero el cuerpo técnico prevé darle cancha ante Colombia.

“Marco”, dijo Lopetegui, “está compitiendo de una manera brillante. Esto no es fácil en un club como el Madrid. Estamos encantados con su calidad y, sobre todo, con su mentalidad. Sin mentalidad es complicado estar compitiendo al máximo nivel”.