Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toni Kroos da un paso adelante

El centrocampista alemán, en su temporada más goleadora con el Madrid, es el máximo asistente del equipo, el que más minutos ha jugado y el mejor pasador de la Champions

Kroos celebra su gol al Sevilla, el cuarto de la temporada. Ampliar foto
Kroos celebra su gol al Sevilla, el cuarto de la temporada. AP

“¿Algún partidazo a la vista?”, bromeaba en inglés Toni Kroos el martes cuando apareció por la zona mixta de Valdebebas y se encontró a una nube de cámaras, micros, cables, móviles y grabadoras. Era de los pocos que no se derretía por el calor. El pelo en orden, los calcetines blancos hasta la mitad de la espinilla.

“La cosa más importante para mí es tocar el balón”, dijo cuando le preguntaron cómo había cambiado su posición en el campo y cuál era su rol ahora en el Madrid. Kroos es el jugador que más minutos ha disputado esta temporada (4.080). “Me dice que no tiene miedo a jugar cada tres días, que está acostumbrado y que con un día de descanso le vale”, confesó Zidane en otoño cuando, ante las bajas de Modric y Casemiro, meditaba dar descanso a Kroos, exigido también en los compromisos con su selección.

El centrocampista alemán, de 27 años, se ha perdido 12 partidos (cinco por descanso), y es el máximo asistente del Madrid (16 pases de gol) y es el mejor pasador en España y en Europa. Nadie en la Liga ni en la Champions tiene mejor porcentaje de acierto: 92,2% en España, 93,5% en Europa, donde sólo ha fallado 51 pases en los 11 partidos que han llevado al Madrid a la final de Cardiff.

Socio favorito de Sergio Ramos (de sus botas han salido seis cabezazos del capitán), Kroos también ha aumentado sus registros goleadores. Lleva cuatro tantos esta temporada, su récord desde que viste la camiseta del Madrid (dos en su primera temporada, uno la pasada). En el Bayern marcaba más, llegó incluso a nueve. También porque su posición era más adelantada. “Jugaba más de diez hace seis años, cuando llegué al Madrid jugaba de seis, solo, y ahora tengo a dos al lado [Casemiro y Modric]. Me gusta jugar en el medio. No cambia mucho, quizás 5-10 metros arriba o abajo, pero para mi forma de jugar no importa que esté 10 metros más arriba o más abajo”, explicó el martes.

En pleno debate sobre Isco y Bale (debate que el galés zanjó en favor del malagueño al admitir que no está al cien por cien y que no sabe si aguantaría 90 minutos), Kroos rehusó elegir uno u otro. Pero sí explicó cómo cambia para él jugar con el 4-4-2 y con el 4-3-3 y dejó entrever que prefiere el primer sistema. “En partidos como el del sábado no sólo son importantes los jugadores, sino también el sistema y la forma en la que podemos ganarle a la Juve. Sí hay una diferencia jugando con el 4-4-2 que con el 4-3-3. Con el 4-4-2 hay un jugador más en el centro del campo, hay dos percutores; con el 4-3-3 juegas más por las bandas. Y cambia la forma de jugar, no sólo a nivel ofensivo, sino también en cómo hay que defender. El míster sabrá lo que es mejor para el sábado también en función de las características del rival”, comentó.

La noche del 3-0 al Atlético en la ida de las semifinales de Champions, Kroos dijo a los periodistas alemanes que la clave había sido jugar con cuatro centrocampistas. Lúcido en sus análisis, ordenado en su vida —dicen que nunca cambia de recorrido para ir de casa a Valdebebas y de Valdebebas a casa—, en el vestuario le aprecian por su ironía y carácter. No es de los que siempre dicen que sí, ni de los que quiere caer bien sin más. El sábado se enfrentará a su compañero de reparto en la selección alemana, Sami Khedira. ¿Alguna llamada, mensaje, broma, con él estos días?, le preguntaron a Kroos. “No. Bromas ninguna, no es tiempo de bromas”.

Kroos bromea junto a Kovacic, Bale y Yánez, en el entrenamiento del martes. ampliar foto
Kroos bromea junto a Kovacic, Bale y Yánez, en el entrenamiento del martes. REUTERS

Pieza clave en el equipo de Zidane, parece que nunca suda y que nunca está, pero su precisión en el pase es milimétrica. No tiene el despliegue físico de Modric, ni marca el ritmo como el croata, pero siempre suele elegir la mejor opción para distribuir el juego. De toda la plantilla, es el que menos ha rotado. Baja durante cinco partidos por una fractura en un pie, no iba a volver hasta enero y regresó en diciembre. No necesitó mucho rodaje para recuperar la condición física en la que se encontraba. Por eso, Zidane le considera un seguro.

Elogios a Zidane

Al técnico francés le piropeó el martes. “Hemos jugado como equipo, esa ha sido la clave. Es fundamental que cada jugador se sienta importante. Zidane ha rotado y rotado y nos hemos mantenido en cabeza y eso habla de la calidad de la plantilla. No es normal que en una plantilla de 24 todos estén felices, el técnico ha encontrado una manera de que no sólo 11 estén contentos y se sientan bien. Eso es importante para el grupo”, explicó Kroos el martes.

El centrocampista renovó el pasado mes de octubre hasta 2022. Por entonces tendrá 32 años y dice que no se ve jugando con 35 porque lleva desde los 17 trabajando para mantener el nivel y el desgaste es enorme. Tampoco se ve como entrenador. Quizás sí como adivino. En Twitter, el pasado 5 de marzo, le preguntaron si el Madrid ganaría la Liga, y contestó que sí. El sábado busca su segunda Champions de blanco. Será su final número 14 entre el Bayern, el Madrid y la selección.

 

Más información