Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gol del Real Madrid, champán de la Juventus

En Ámsterdam los blancos derrotaron a los italianos y consiguieron la séptima; Lorenzo Sanz vio los últimos minutos en el baño y Roberto Carlos dice que lo que más recuerda es el silencio en la víspera

Final de la Champions League 2017
Mijatovic anota el gol de la séptima Copa de Europa. Getty Images

“Han pasado 19 años de aquella final y yo todavía recuerdo el silencio que había en nuestro hotel. El único que lo rompía era Morientes, con su alegría y sus bromas”, dice Roberto Carlos. El Real Madrid había volado a Ámsterdam tres días antes de la final. Se entrenaba en la ciudad deportiva de la selección holandesa. A los jugadores, confiesa Pedja Mijatovic, esos días se les hicieron eternos. “Cambiabas de pensamientos cada cinco minutos, a ratos estábamos animados, a ratos preocupados, a veces pensábamos en qué haríamos si ganáramos. Otras en cómo acabaría la cosa después del ridículo en Liga”, cuenta el que con su gol dio la Séptima al Real Madrid.

“Nos fuimos unos días antes porque queríamos tener a los jugadores concentrados. Habíamos hecho las cosas mal en Liga y queríamos que sólo tuvieran a la Copa de Europa en la cabeza”, explica Lorenzo Sanz, presidente de aquel Madrid que se marchó del palco cinco minutos antes del pitido final porque no aguantaba la tensión.

Ya una semana antes de la final contra la Juve tenía preocupaciones que le quitaban el sueño. “Llamé al entrenador [Jupp Heynckes] para preguntarle qué tal. Nada bien, no puedo con la plantilla, me dijo. ¡Cómo es eso! Me muero, tenemos que ganar esta Champions”, rememora ahora el entonces presidente del Madrid, que convocó enseguida a los pesos pesados de la plantilla. “La relación durante todo el año no debió de ser buena. Llamé a Redondo, Hierro, Roberto Carlos, Raúl y Morientes. ¿Qué pasa aquí que el entrenador dice que no puede con vosotros? Se tiró delante de autogestión”, confiesa Sanz. Incluso él la profesó saltándose todos los protocolos. “Los últimos cinco minutos creí que me iba a dar un infarto. Me tuve que ir. Fui a esconderme al baño y no los vi”, rememora entre risas.

El Madrid había estado 32 años sin ganar la Champions. La noche que la ganó, la fiesta fue tan improvisada que en los pasillos camino del vestuario, los jugadores le pidieron a la Juve sus botellas de champán. La Séptima se festejó con unas botellas que llevaban el escudo del equipo italiano. "Evitamos encargar nada porque no queríamos que nos diera mala suerte...", explica Lorenzo Sanz, que ha viajado a Cardiff junto a la expedición blanca para ver la final de este sábado.

“No había manera de que se fuera la tensión. Empezamos a soltarla poco a poco después del gol de Mijatovic”, asegura Roberto Carlos. El que marcaba aquella noche al brasileño era Moreno Torricelli. “¡Y encima el gol de Mijatovic vino de un remate fallado por Roberto Carlos… chutó mal y la pelota acabó en los pies de Pedja”, dice el exdefensa de la Juve que, tiempo después, compartió vestuario con Mijatovic en la Fiorentina. “Lo primero que le dije es que el gol lo había marcado en fuera de juego. Me dijo lo mismo que siempre, que ninguno de nosotros había protestado”, recuerda Torricelli.

El gol de Mijatovic, polémicas sobre el fuera de juego aparte, tiene también su intrahistoria. Y con diferentes versiones. “Fernando Sanz me dijo en la comida: hoy vamos a ganar y vas a marcar. 'Pero cómo puedes estar tan seguro, si no he marcado un gol en toda la Champions', le dije yo. Pues por eso mismo, contestó”, cuenta Mijatovic que, además, sufrió un pinchazo en el gemelo en el entrenamiento y se lo ocultó a todos. “Se enteró algún compañero y el médico. Cuando se enteró Heynckes era demasiado tarde… No quería que lo supiera el míster porque si no, no me iba a dejar jugar. Trabajé a destajo con Pedro Chueca para recuperarme. Pensaba: será posible que por culpa de un salto me voy a perder la final”.

Lorenzo Sanz, el padre de Fernando, tiene una versión distinta sobre aquella profecía. “Se levantó a medianoche para despertar a Pedja, había soñado que ganarían con un gol suyo y se lo quiso ir a decir”. El expresidente del Madrid cree que el equipo de Zidane es favorito para la final, pero recuerda que cada 7 años un equipo italiano gana la Champions. "2003, Milan; 2010, Inter. 2017...", dice con algo de temor.

Más información