Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane: “Si miro atrás, veo muchísimo trabajo”

El francés, que llegó para apagar un incendio, se ha convertido en el primer técnico debutante que gana dos Champions seguidas

Final de Champions League
Zinedine Zidane, delante del trofeo de la Champions. AFP

En la marabunta que se lio en el césped del Millennium Stadium, había invitados con la camiseta del Madrid que se acercaban a Zidane a pedirle un selfie. Pero Zidane estaba a otra cosa. Miraba a sus jugadores desde un segundo plano. Posiblemente no escuchara los piropos que le estaban regalando en las teles y en las radios. Para la plantilla la clave del éxito del Madrid es la gestión del grupo del técnico francés. A Sergio Ramos y Marcelo les preguntaron en la víspera por las cualidades de Zizou, al que llaman capitán del barco. “Ha llegado sin hacer ruido, en una época que el Madrid necesitaba ganar todo. Personalmente ya sabe lo que pensamos de él, no lo vamos a contar ahora porque si no estaríamos aquí todo el día”, dijo el lateral brasileño.

Zidane apareció por la sala de prensa del Millennium Stadium casi a las doce de la noche. No hubo invasión de campo de sus jugadores esta vez. Nadie irrumpió con champán y gritos como el día que ganaron la Liga en Málaga. “Soy feliz. Igual que en La Rosaleda, me gustaría subirme aquí a la mesa a bailar. Estoy feliz y agradecido. Este club está en mi corazón, hay que aprovechar y disfrutar”, aseguró después de que le contaran las palabras del presidente, Florentino Pérez. “Se puede quedar en el Madrid toda la vida”.

El Madrid de Zidane siguió ayer escribiendo la historia. Ganó el doblete Liga y Champions, que no conseguía desde 1958. Ganó también dos Ligas de Campeones seguidas. Desde el nuevo formato de la competición europea nadie lo había conseguido. Lo hizo derrotando al equipo en el que se hizo futbolista. Lo hizo marcándole cuatro goles (tres había encajado la Juve en toda la Champions). Zidane llegó para apagar un incendio en enero de 2016 y en algo más de año y medio ha ganado cinco títulos. Tiene contrato hasta 2018 y, pasados los festejos, se sentará con el presidente para ampliarlo.

¿Si echa la vista atrás qué ve?, le preguntaron anoche. “Muchísimo trabajo. Hay mucho talento, pero mucho trabajo también. Y cuando piensas que trabajando es como vas a conseguir las cosas, pues al final se consiguen. Estoy muy orgulloso de todo el mundo. La clave es que todos han aportado su granito de arena. Eso ha sido el éxito”, contestó. ¿Y usted qué parte de culpa tiene en este éxito y unión?, le insistieron. “Soy de este equipo. Se sienten importantes y además es que se llevan de puta madre, es tremenda la conexión que tienen entre todos. Para conseguirlo hace falta mucho trabajo”, respondió. En ese reparto de minutos que ha ido defendiendo toda la temporada, entraron anoche Asensio, Bale y Morata. A ellos también les dio protagonismo en la segunda parte. En la víspera dijo que lo que más le dolía era dejar a seis jugadores fuera de la convocatoria. Ayer le tocó a Mariano, Nacho, Coentrao, Pepe, James y Lucas.

"No se podía ni soñar"

Sin separarse de sus ayudantes en toda la celebración —salvo para besar a su mujer y a sus hijos—, Zidane se mantuvo en un segundo plano también anoche. Dejó el foco para sus jugadores porque siempre dicen que al fin y al cabo son ellos los que luchan y sufren y juegan en el campo. Isco fue uno de los primeros en ir a abrazarle, seguido por Sergio Ramos, Bale, Marcelo y Cristiano.

“Me siento muy feliz, no se podía ni soñar lo que hemos conseguido. Ganamos la Liga en la última jornada y ahora la Champions contra un equipazo como la Juve. Empezamos con dificultades la primera parte; en la segunda tuvimos más balón y más posesión, y físicamente les ganamos. El físico y la determinación también han sido clave”, explicó.

Le preguntaron por la charla en el descanso. “Les dije a mis jugadores que tenían que seguir con lo que estaban haciendo, pero que metieran más amplitud y presión y que jugarán más en el campo de ellos. Quería que jugaran con el balón porque lo sabemos hacer muy bien y lo hicimos de forma espectacular en la segunda parte”, analizó el técnico francés. ¿Cómo ha conseguido el respeto de los jugadores, por su carrera de futbolista?, le preguntaron. “Me gusta el fútbol y trabajo muchísimo porque con el trabajo es como se consiguen las cosas”, contestó. El día de su presentación como técnico del Madrid dijo que las cosas irían bien precisamente por eso, porque si se trabaja es imposible que salgan mal.

Más información