Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso decidirá en septiembre si sigue o no en la F-1

"Para continuar tengo que ganar", afirma el piloto asturiano, de regreso al Mundial después de competir en las 500 Millas de Indianápolis

Hamilton y Fernando Alonso, en rueda de prensa.
Hamilton y Fernando Alonso, en rueda de prensa. AFP

Poco importa que el prototipo que conduzca Fernando Alonso sea un monoplaza de la Indy o uno de Fórmula 1, que Honda parece decidida a lograr que su empleado más ilustre pierda la paciencia. Hace dos semanas, en su debut en las 500 Millas de Indianápolis, el español tenía a medio mundo con la boca abierta por su capacidad de adaptación, cuando a falta de 20 vueltas para el final y circulando en el grupo de cabeza el propulsor de su coche reventó, obligándole a retirarse. Un auténtico gatillazo puso fin a una gran maniobra de marketing con una puesta en escena espectacular, que por un momento hizo pensar en la posibilidad de que el español conquistara América.

Superado el subidón inicial y el bajón posterior de aquella aventura, Alonso volverá a subirse a su MCL32 este viernes en Canadá, donde reaparecerá después de ser sustituido por Jenson Button en Mónaco. En Montreal, como es lógico, se le preguntó una vez más por su experiencia en Indianápolis, y por si su participación en la mítica prueba había hecho que sus perspectivas de futuro cambiaran, más aún atendiendo a la falta de competitividad de su actual bólido.

“Para que me quede en la F-1 tengo que ganar. Si lo logramos antes de septiembre, que es cuando tomaré la decisión, entonces seguiré aquí. Si lo dejo, entonces veré qué hago”, respondió el bicampeón (2005 y 2006), en un arranque sorprendente porque nadie, y mucho menos él, cree que ese objetivo sea posible. “No puedo decir que esté 100% seguro de lo que haré en septiembre. Después de tres años no estamos en posición de ganar, o sea que las cosas tienen que cambiar. Yo me uní a este equipo para poder ganar. Y si ves que las cosas no varían, pues tendrás que cambiar de proyecto”, abundó el asturiano. “Como he dicho tantas otras veces, el tercer título de F-1 es mi mayor prioridad ahora mismo. Pero ser competitivo en otras categorías me tranquiliza de cara al futuro”, remachó el corredor de Oviedo, que todavía no ha estrenado su casillero de puntos, lo mismo que le ocurre a su compañero, Stoffel Vandoorne.

Para este gran premio, el séptimo de la temporada, Honda había prometido tener lista el primer paso en la evolución del propulsor del McLaren, algo que finalmente no pasará, porque el constructor japonés no ha llegado a tiempo. En una entrevista concedida a Reuters, Zak Brown, director ejecutivo de la escudería de Woking, reconoció estar harto de los condicionantes y los retrasos que ha provocado el suministrador japonés desde que la alianza con el equipo británico se reformuló en 2015. El problema para él es que no hay otra salida que seguir de la mano de la marca del ala dorada, que al margen de incorporar sus motores paga gran parte de la fiesta.

“Honda nos dijo recientemente que no tendríamos la evolución en Montreal, y por el momento no tenemos una fecha prevista para su incorporación. Eso es preocupante porque no podemos esperar eternamente sentados”, convino Brown. “El comité ejecutivo [de McLaren] nos ha dejado muy claro que no vamos a edificar otro año más en base a esperanzas”, añadía el ejecutivo. “Nuestra prioridad es ganar con Honda, pero llega un momento en el que se deben tomar decisiones si las evoluciones no llegan o no rinden lo que se espera de ellas. Estamos llegando al límite [de paciencia]”, zanjaba Brown.