Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal: “Quedará para la historia”

Rafa subraya la magnitud de su éxito, aunque dice que no se considera especial, mientras Wawrinka se rinde a la evidencia: “No puedes dudar si quieres ganarle. Contra él, si dudas medio segundo, ya es tarde”

Nadal celebra su triunfo en la final contra Wawrinka.
Nadal celebra su triunfo en la final contra Wawrinka. Getty

Después de que Rafael Nadal rubricase el éxito, la última hazaña, los pasillos subterráneos de la Chatrier se transformaron en un avispero de personas yendo y viniendo, chocando continuamente. Por allí, en la zona reservada exclusivamente a los tenistas, se pudo ver al pequeño ejército de los Nadal recibiendo felicitaciones de forma constante. Xisca, la pareja del campeón, se fundía en un abrazo con la belga Kim Clijsters, exnúmero uno y ganadora de cuatro grandes. Mientras, el futbolista Fernando Llorente, buen amigo de Nadal, departía con Miguel Ángel, exjugador del Barcelona. Y con sus 2,16 de altura sobresalía por encima de todos el baloncestista Pau Gasol, que rara vez se ha perdido una de las gestas de Nadal en Roland Garros.

“Siempre que puedo, vengo. Quería estar, apoyar a Rafa y disfrutar de un momento histórico. Pocos podremos contar que lo vimos en directo”, reconocía el pívot de los Spurs. “Lo que acaba de hacer es tremendo. Ya no solo por lo que ha conseguido, sino por cómo lo ha conseguido y por el nivel que ha alcanzado. Tiene un mérito enorme y solo puedo tener palabras de felicitación y orgullo para él. Solo podemos rendirnos ante su grandeza por todo lo que ha conseguido como deportista. Espero que continúe porque es una maravilla y un lujazo verle así”, amplió.

El jugador de la NBA fue una de las múltiples personalidades que presenciaron la final desde el palco de autoridades de la Chatrier. Asistieron, por ejemplo, el legendario Manolo Santana; la actriz Nicole Kidman, que portó el trofeo hacia la pista ayudada por el piragüista olímpico Tony Estanguet; muchas celebrities francesas y también estuvo presente el rey emérito Juan Carlos, con quien compartió velada Nadal en un céntrico restaurante de la capital gala, después de atender a los medios de comunicación durante 45 minutos aproximadamente.

Tardó en aparecer en la sala de conferencias el protagonista, que posó con su trofeo ante la audiencia. A Nadal se le percibía muy relajado, feliz y contenido. No está ni mucho menos acabada su obra. “Mientras siga levantándome con ganas de ir a entrenar seguiré jugando al tenis”, afirmó el balear, que además de los cuatro títulos obtenidos esta temporada ha disputado otras finales (Melbourne, Acapulco y Miami). “Soy una persona que duda todos los días, pero soy de los que entiende que la duda te hace mejor, porque te obliga a trabajar más y a superarte”, expresó el de Manacor, emocionado en la pista.

Un Roland Garros "perfecto de principio a fin"

Estaba satisfecho Nadal, pero nunca del todo. A pesar de haber logrado una victoria contundente en la final, no creía que hubiese sido su mejor partido. “He jugado a un buen nivel, un buen partido, pero no es el mejor. Es una final, uno tiene una sensación de nervios y no se siente tan cómodo. He jugado a un nivel bueno, pero hay otros días en los que me he sentido más libre pegándole a la pelota. Lo que sí he conseguido es volver a sacar bien”, precisaba el nuevo número dos, muy consciente de lo que había hecho.

"Ha sido un Roland Garros perfecto, de principio a fin. Es mágico por el 10. Es un día importante que ha llegado después de mucho trabajo y de superar momentos duros", manifestó. “Si lo he hecho yo lo puede hacer otro, porque no me considero muy especial, pero se tienen que dar circunstancias muy concretas para que alguien lo consiga. No sé si yo veré a alguien que lo supere. Es algo que quedará para la historia”, cerró el español.

Previamente, Stan Wawrinka se había rendido a la evidencia: “No puedo decir mucho, ha sido una derrota dura”, reconoció el suizo; “él crea dudas que no tienes que tener si quieres batirle. Si dudas medio segundo, ya es tarde”.

Más información