Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

¿Se saltarán los Warriors la visita a Donald Trump?

Los recientes campeones deberían acudir a la Casa Blanca en enero, pero las malas relaciones entre el colectivo de la NBA y el Gobierno lo ponen en duda

Curry, tras ganar el campeonato.
Curry, tras ganar el campeonato. AFP

Los vigentes campeones de la NBA suelen acudir a la Casa Blanca en el mes de enero a ofrecer al presidente el trofeo de ganadores. Es una costumbre longeva que se ha mantenido con Obama, Bush, Clinton... Pero los Golden State Warriors, que se proclamaron ganadores de la temporada 16-17 en la madrugada del martes, no visitarán a Donald Trump, según informan varios periodistas estadounidenses este martes. El conjunto lo decidió de manera unánime tras ganar el último partido a los Cleveland Cavaliers.

Es conocida la animadversión que el nuevo presidente produce en gran parte de los jugadores de la NBA. Uno de los líderes de los Warriors, Stephen Curry, no se ha cortado nunca en criticar a Trump, incluso llegó a llamarle ass (estúpido). El propio entrenador del equipo, Steve Kerr, calificó de antiamericanas las políticas del nuevo mandatario en materia de inmigración; y fuera de los campeones, otra de las banderas de la Liga, LeBron James, hizo campaña a favor de Hillary Clinton.

Si finalemente los Warriors no acuden, la decisión no sorprende a nadie. Algunos jugadores, como Shaun Livinston, ya dijeron meses atrás que si ganaban el anillo no irían a ver al presidente, que, por otra parte, no tiene demasiada afición al baloncesto. El mal ambiente contrasta con la buena relación que las estrellas de la NBA tenían con Barack Obama. En las visitas anuales se podía ver al mandatario y a los baloncestistas bromeando con evidente jovialidad, incluso algún verano se pudo ver a Stephen Curry jugando al golf con el primer presidente negro de EE UU.

 

Más información