Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucas Hernández, en libertad tras ser detenido por romper la orden de alejamiento de su pareja

El futbolista fue detenido en Barajas tras regresar junto a su novia de unas vacaciones en Bahamas

Lucas Hernandez
Lucas Hernandez y su pareja Amalia en el juicio.

El jugador del Atlético de Madrid, Lucas Hernández, de 21 años, quedó en libertad la tarde del martes tras ser detenido en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, tras quebrantar la orden a alejamiento de su novia, Amelia de la Osa Llorente, de 29 años. Ambos regresaban de un viaje a Las Bahamas, según confirmaron ayer fuentes policiales.

El arresto se produjo hacia las nueve de la mañana tras aterrizar en la terminal T-4. Según fuentes policiales, ambos decidieron retomar su relación tras la fuerte discusión que mantuvieron en febrero y que motivó la detención del jugador rojiblanco, tras mantener una pelea con su novia. Ambos fueron condenados a 31 días de trabajos en beneficio de la comunidad como autores de un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Así lo pidieron los dos abogados de la pareja. Hernández y Llorente dieron su visto bueno en caso de ser condenados y evitar así una pena de prisión.

En el caso de Llorente, también fue sentenciada a pagar 180 euros por los desperfectos causados en el deportivo de Hernández, un Nissan 300 ZX, a razón de una multa de seis euros por 30 días.

La pareja se marchó de vacaciones a Las Bahamas tras terminar todos los compromisos del Atlético de Madrid. Fue justo a su vuelta, en el control de pasaportes, cuando saltó la alarma. La policía de la comisaría de Barajas identificó a Hernández y a su novia Amelia. Esta argumentó que a ella no le había sido notificada la sentencia dictada por el magistrado Borja Vargues, titular del Juzgado de lo Penal número 35 de Madrid, especializado en Violencia contra la Mujer. El fallo mantuvo en todo momento la orden de alejamiento de 500 metros tanto para el futbolista como para su pareja. Ninguno de los condenados recurrió en su momento el fallo del Juzgado número 35.

El jugador fue detenido y permaneció en los calabozos del aeropuerto de Barajas hasta que fue trasladado hacia las seis y media ante el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 3 de Madrid, que se encontraba de guardia. El magistrado puso en libertad al jugador tras tomarle declaración.

El juzgado remitió las actuaciones al Juzgado de lo Penal 35, encargado de la ejecución de la sentencia, para su conocimiento. Será este el que determine si ha habido algún delito de quebrantamiento de condena y si es preciso adoptar alguna medida contra el futbolista. Según el vigente Código Penal, este delito puede llevar aparejadas penas de multa de 12 a 24 meses de multa, al encontrarse el jugador en libertad.

Más información