Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fiscales rechazan que Rosell salga de prisión

La Fiscalía entiende que hay riesgo de fuga y de que pueda destruir pruebas

Sandro Rosell, tras ser detenido el pasado día 23 de mayo. Ampliar foto
Sandro Rosell, tras ser detenido el pasado día 23 de mayo.

La Fiscalía ha rechazado que el expresidente del Barcelona Sandro Rosell salga de prisión. Rosell fue detenido el pasado mayo por blanqueo y podría cumplir entre 6 y 9 años de prisión. El fiscal se ha negado porque podría fugarse a "un buen número" de países.

Los fiscales Vicente González Mota y María Antonia Sanz se oponen porque consideran que fue él quien ideó la mecánica de blanqueo que se utilizó para lavar casi 15 millones de euros provenientes de la venta de derechos audiovisuales de 24 partidos amistosos de la selección brasileña.

Rosell alegó que no existe riesgo de fuga, ya que es una persona conocida "en cualquier parte del planeta" por su antiguo papel en el club azulgrana. Un argumento los fiscales desecharon al creer que el que sea "una persona conocida a nivel planetario no es una variable que pueda tener trascendencia a la hora de valorar sus posibilidades de fuga".

Los fiscales recordaron que otros investigados en el caso, como el expresidente de la Confederación de Fútbol Brasileño (CDF) Ricardo Teixeira y Josep Colomer, extécnico del Barcelona detenido ayer, son también conocidos, "por no mencionar nominativamente a tantos otros afamados investigados huidos durante años de la justicia penal de sus respectivos países".

La Fiscalía añadió que Rosell realiza el "grueso" de su actividad laboral en el extranjero, por lo que "no tiene un especial arraigo" en España. Que dispone de parte de sus bienes fuera de España donde además tiene sus negocios, de modo que podría establecerse en un buen número de otros países.

También existe, según los fiscales, el riesgo de que Rosell destruya pruebas, dado que la investigación se refiere a una operativa que afecta a varios países y la justicia española aún no ha recopilado información de parte de esos territorios.