Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio García resiste en el inicio del US Open

El español acaba dos bajo par tras una primera jornada en la que brilla Rickie Fowler

Sergio García, durante la primera jornada del US Open.
Sergio García, durante la primera jornada del US Open. AFP

No llovió este jueves sobre Erin Hills, en la primera ronda del US Open de golf, y la jornada no se retrasó, y Phil Mickelson, que estaba en la graduación de su hija Amanda, no llegó a tiempo para la salida, y el torneo se convirtió de pronto en el primer grande desde el Masters de 1994 en el que no estaban ni Tiger Woods ni Mickelson. Sin papá ni mamá, fue uno de sus hijos, Rickie Fowler, el que presidió la mesa como líder.

El californiano, que ya no es un niño (28 años), aunque lleve cursos como campeón a la vista, dominó el tan temido rough y sin muchos riesgos ni aspavientos, y sin fallo alguno, abrió el baile con siete golpes bajo par, una barbaridad para lo que acostumbra a ser de fiero un US Open. Lo demuestra el hecho de que sea el mejor resultado en relación al par en el inicio histórico de este Abierto. Y que hasta 44 jugadores, más que nunca en la historia, bajaran del par en la ronda inaugural. En esta ruleta de ganadores que es el golf en los últimos tiempos (seis ganadores primerizos en los seis últimos grandes), Fowler se apunta a la lotería. Condiciones no le han faltado nunca, ni manos ni carisma. Cinco primeros puestos en cinco grandes no son cinco casualidades.

Junto a Fowler jugaba, queriendo impresionar también, el vasco Jon Rahm, a quien sin embargo la mala hierba del US Open le jugó más de una mala pasada. Quizá por impetuoso, por esas ganas locas que tiene de comerse el mundo, Rahm salió desbocado, y la imprudencia a veces se paga. Por ejemplo, con tres sobre el par en los cinco primeros hoyos, una bofetada en la autoestima de quien todavía es un aprendiz, por muy bueno que sea.

Lecciones de saber perder, muchas antes de las de saber ganar, puede darle Sergio García. El Niño, en el foco desde que ganó el Masters, comenzó a lo campeón, con un putt largo que le llevó al eagle en el primer hoyo, pero que no celebró efusivo, como si supiera la que se venía encima. No le falló el olfato, porque la jornada no fue ningún paseo por las colinas de Erin. Le faltó esa sensibilidad que lució en Augusta y probó en sus carnes la crudeza de perder una calle. Acabó dos bajo par tras mucho sube y baja (peor que de costumbre con los hierros y una de cal y otra de arena con el juego corto, irregular), pero sabiendo sufrir sobre el campo y recuperándose pronto de los malos momentos, como en el Masters. Rafael Cabrera-Bello, el tercer español en juego, acabó en el par. Mucho peor le fue a algunos de los gallitos del circuito. El número uno, Dustin Johnson, firmó +3; Rory McIlroy, +6; y Jason Day, +7.

Resultados de la primera jornada.

Clasificación tras la 1ª jornada

1. Rickie Fowler (USA) 65 (-7 Golpes)

.2. Paul Casey (ING) 66

.2. Xander Schauffele (USA) 66

.4. Brian Harman (USA) 67

.4. Tommy Fleetwood (ING) 67

.4. Brooks Koepka (USA) 67

18. Sergio García (ESP) 70

29. Angel Cabrera (ARG) 71

45. Rafa Cabrera Bello (ESP) 72

45. Roberto Díaz (MEX) 72

61. Jordan Spieth (USA) 73

102 Dustin Johnson (USA) 75

114 Jon Rahm (ESP) 76

143 Rory McIlroy (NIR) 78

Más información