Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Real Madrid le estalla Cristiano Ronaldo

El delantero provoca un terremoto tras confesar a sus compañeros de selección que quiere irse de España al sentirse criminalizado

Cristiano Ronaldo, en un entrenamiento con su selección previo al estreno en la Copa Confederaciones.

Cristiano Ronaldo está concentrado en Kazán con la selección portuguesa para disputar la Copa Confederaciones. Pero antes de comenzar su participación mañana frente a México, el delantero del Real Madrid explicó a algunos de sus compañeros que está molesto por las acusaciones de fraude fiscal —la fiscalía le acusa de haber defraudado a Hacienda 14,7 millones ocultando rentas generadas en España por derechos de imagen— y en pleno cabreo les confesó que se quiere ir de España.

“Cristiano quiere abandonar España”, titulaba este viernes el diario A Bola, lo que provocó un terremoto en el planeta fútbol. Según el periódico portugués, el futbolista ya ha informado al presidente blanco, Florentino Pérez, y al director general, José Ángel Sánchez, de su intención de marcharse del Real Madrid. El club, sin embargo, asegura que no ha recibido ninguna llamada al respecto. La última vez que Cristiano pisó el estadio y la ciudad deportiva fue el domingo 4 de junio, día de las celebraciones para la Duodécima, junto al resto de sus compañeros. El día siguiente ya se marchó a la concentración de su selección.

El portugués, de 32 años, está enfadado porque se siente criminalizado por la acusación fiscal y en el club tienen conocimiento de ese malestar. Pero expresan que no creen que se vaya a ir. A Bola ya publicó el día 8 de junio que el Madrid recibiría una oferta de 180 millones por el portugués (que de momento no ha recibido). ¿Te vas del Madrid?, le preguntaron esa mañana. “Ná, ná”, contestó. ¿Imposible? “Imposible no hay nada”, se le escuchó decir. Poco menos de una semana después llegó la denuncia de la fiscalía. El organismo se basó en la jurisprudencia del caso Messi, por el que el barcelonista fue condenado por el Supremo a 21 meses de cárcel por fraude fiscal.

El Madrid emitió al día siguiente de la denuncia de la Fiscalía un comunicado defendiendo a Cristiano en el que, entre otras cosas, aseguraba estar convencido de que demostrará su inocencia. “Tenemos plena confianza en nuestro jugador, que entendemos ha actuado conforme a la legalidad en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones fiscales”. Pepe, también representado, como CR, por el agente Jorge Mendes, se quejó en una entrevista en la Cope del trato del club: “No me ha defendido en el caso de Hacienda”. Mendes está llamado a declarar en el marco de la investigación por un presunto fraude fiscal de Radamel Falcao, aunque el representante ha negado que esté imputado.

Según los abogados de Cristiano, el problema es de interpretación. Defienden que no hay delito ni voluntad de ocultar y que la estructura societaria que según la fiscalía Cristiano creó para defraudar a Hacienda en 2010, un año después de su llegada al Real Madrid, existía desde antes. Concretamente desde 2004 con su llegada al Manchester United, donde, siempre según la línea de la defensa, el propio club inglés le dijo que era una práctica habitual y que cumplía con la legislación del fisco británico. Son 11 los patrocinadores a los que Cristiano cedió su imagen entre 2009 y 2014.

Hace unos días, desde la concentración con Portugal, el delantero del Madrid dijo ante las cámaras de Cuatro tener la “conciencia tranquila”. Lo dijo también en otra entrevista en La Sexta antes de la final de Champions. “Estoy muy tranquilo, muy tranquilo. Sé que estas cosas se solucionarán. Miro a la cámara, porque cuando haces las cosas bien miras a cámara. Y lo digo: yo duermo siempre bien”, declaró el portugués que, aún así, reconoció que no era fácil apartar esos temas de su cabeza y centrarse únicamente en el fútbol

“Un delincuente”

Ya en La Rosaleda, después del último partido de Liga, se quejó de que le trataran “como un delincuente”. En ese caso fue al ser preguntado por el presunto gesto del maletín que le dirigió a Cabral, del Celta, durante el partido anterior en Balaídos. Convencido de su buen comportamiento, CR reclama más cariño y más de una vez se ha quejado del trato recibido en España. “No soy ningún santo, pero tampoco el diablo”, dijo en Málaga el día en que el Madrid consiguió la Liga.

Cristiano, el máximo goleador en la historia del conjunto blanco con 406 goles en 394 partidos, fue uno de los protagonistas de la Duodécima. De los 12 goles que ha marcado en esta edición de la Champions, 10 han sido a partir de cuartos de final. Marcó dos en el Allianz Arena, tres en el partido de vuelta en el Bernabéu, otros tres contra el Atlético en la ida de las semifinales y dos más a la Juve en la final de Cardiff. Fundamental en el tramo final de la temporada, se encaró un par de veces con el público reclamándole aplausos y no pitos.

Según France Football, el portugués, que ganó el Balón de Oro en diciembre y es el máximo favorito para ganarlo este año por quinta vez, fue el futbolista con más ingresos en 2016 (87,5 millones por los 76,5 de Messi). Renovó el pasado mes de octubre con el Madrid hasta 2021 (tendrá 36 años y ha afirmado que quiere jugar hasta los 40), con una cláusula de rescisión de 1.000 millones. Todos sus compañeros (Modric, Kroos, Lucas) que renovaron, lo hicieron en un acto en la sala de prensa acompañados por Emilio Butragueño, el director de relaciones institucionales. Cristiano pidió que la suya se hiciera en el palco de honor del estadio.

No es la primera vez que el portugués manifiesta su malestar. Públicamente lo hizo en 2012 cuando aseguró que estaba “triste”. “Por eso no celebro los goles y el club sabe por qué”. Ahora ha expresado su malestar con Hacienda y la marejada que ha creado puede convertirse en un tsunami en el mercado de fichajes.

 

Más información