Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça homenajea a Xavi Llorens con la Copa de la Reina

Las azulgrana destronan al Atlético con una goleada (4-1)

Las jugadoras del Barcelona celebran uno de los goles de Jenni Hermoso.
Las jugadoras del Barcelona celebran uno de los goles de Jenni Hermoso. EFE

Abatido a última hora en la Liga por el Atlético y eliminado en las semifinales de la Champions por el PSG, el Barça femenino encontró consuelo en la Copa de la Reina. Las azulgrana se tomaron la revancha de las rojiblancas y pudieron dedicar un título a Xavier Llorens en su despedida como entrenador después de 11 temporadas en el Barcelona. Un excelente colofón si se tiene en cuenta además que las barcelonistas llevaban seis partidos consecutivos sin ganar al Atlético, invicto por otra parte desde mayo de 2106, cuando cayó en casa ante el Athletic. El Barça fue mejor y más ambicioso que un errático Atlético.

Barcelona, 4 - Atlético, 1

Barcelona: Sandra Paños; Marta Unzue, Marta Torrejón, Ruth García, Leila (Melanie Serrano, m.64); Gemma Gili (Aitana Bonmati, m. 64), Vicky Losada, Patri Guijarro; Alexia Putellas (Barbara Latorre, m.90), Jenni Hermoso y Mariona Caldentey (Olga García, m.90)

Atlético: Lola Gallardo; Vaitiare Kenti (Alexandra, m.58), Andrea Pereira, María León, Carmen Menayo; Silvia Meseguer, Esther González (Marta Cazalla, m.81); Amanda Sampedro, Beltrán (Ángela Sosa, m.45), Priscila Borja (Ana Marcos, m.89; y Sonia Bermúdez.

Goles: 1-0. M.40: Jenni Hermoso. 2-0. M.48. Jenni Hermoso 2-1. M. 57: Sonia Bermúdez. 3-1. M.69: Alexia. 4-1. M. 82 Aitana Bonmatí

Árbitro: Hernández Maeso.

Ciudad del Fútbol. Lleno: se superaron las 1.100 localidades disponibles en el estadio de Las Rozas.

La entrada de Patri Guijarro, novedad respecto a la semifinal ganada al Valencia (2-1), revitalizó el juego del Barcelona. Las llegadas de la centrocampista desequilibraron al Atlético, redimido por la portera Lola Gallardo. La garra y la calidad barcelonista contrastaban con su falta de pegada en situaciones claras de gol, alguna provocada también por la atrevida defensa del Atlético. Al Barcelona le temblaba el pulso en el momento de rematar su domino, como se advirtió en una oportunidad de Alexia, que prefirió tocar para Mariona Caldentey antes que chutar ante la salida desesperada de Gallardo.

La esterilidad azulgrana animó al Atlético, que se recompuso en el tiempo muerto de un partido disputado en plena solana (unos 35º) y una grada rebosante de aficionados en Las Rozas. Ángel Villacampa recompuso a su equipo, hasta entonces muy permeable, desajustada la relación entre las centrales y el medio centro, superadas por la movilidad y profundidad de las delanteras del Barça, protagonistas de hasta tres jugadas de gol ante Gallardo. Apareció entonces Sonia Bermúdez y forzó un penalti discutible de Gemma Gili que la delantera falló después de engañar a Paños.

La jugada reanimó al Barcelona y acabó con la fluidez del Atlético. Las rojiblancas no conseguían estabilizarse en la cancha, desequilibradas y desordenadas, especialmente vulnerables ante un adversario que abría bien el juego por las bandas y disputaba cada pelota como si fuera la última del encuentro, perseverancia que se advirtió en el 1-0. Jenni Hermoso y Mariona Caldentey porfiaron desesperadamente por el balón, irreductibles en el área rojiblanca, hasta batir a Gallardo. Mariona tocó en corto para el remate final de Jenni.

La delantera repitió al inicio de la segunda parte después de un balón ganado en el salto por las azulgrana, más agresivas que las rojiblancas de Villacampa. A la intensidad azulgrana respondió entonces la calidad de Sonia Bermúdez, certera en un trío a la entrada del área que sorprendió a Sandra Paños. El partido se descontroló de mala manera con el tanto de la figura del Atlético. Había nervios en los dos equipos, varios desajustes y cambios varios desde los banquillos hasta que Alexia aprovechó un error defensivo del Atlético y puso el 3-1. Ya no hubo respuesta por parte de un desconcertante y desconocido Atlético.

Las azulgrana no solo blindaron su campo , sino que redondearon su excelente actuación con un cuarto gol de Aitana Bonmati. La goleada fue especialmente celebrada por el Barça después de la hegemonía Atlético, el anterior campeón, y también por tratarse del último partido en el banquillo barcelonista de Xavi Llorens, ganador de ocho títulos en los últimos siete años, tiempo del máximo esplendor del Barcelona.