Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irse de aquí

Estamos tan acostumbrados a que los campeones quieran seguir siéndolo que el gesto de Rosberg nos desconcierta