Selecciona Edición
Iniciar sesión
El 'caso Armstrong'

Armstrong: “Me dopé por arrogancia y por mi instinto insaciable de victoria”

El exciclista reconoce en una entrevista con Oprah Winfrey que utilizó EPO y se hizo transfusiones de sangre entre 1998 y 2005

 ATLAS

Oprah Winfrey no esperó un minuto:

—¿Alguna vez tomaste sustancias dopantes prohibidas?, empezó la entrevista.

—Sí, contestó Lance Armstrong.

—¿Alguna vez consumiste EPO?

—Sí.

—¿Te hiciste transfusiones de sangre?

—Sí.

—¿Utilizaste testosterona, cortisona y hormona del crecimiento?

—Sí.

—¿Usaste sustancias prohibidas o transfusiones en todas tus victorias en el Tour?

—Sí.

—¿Es posible ganar el Tour de Francia sin doparse, en siete ocasiones seguidas?

—En mi opinión, no.

El ciclista más laureado de la historia de este deporte reconocía así públicamente haber consumido sustancias prohibidas entre los años 1998 y 2005, cuando dominó con puño de hierro el mundo del ciclismo. La confesión de Armstrong ante la influyente presentadora norteamericana es también un reconocimiento de que mintió en sus declaraciones juradas ante la Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA) y los tribunales de justicia, lo que podría dificultar sus casos pendientes y valerle una acusación por perjurio.

¿Temió en algún momento que le pillaran? “No había controles fuera de la competición, así que el consumo ilícito se puede programar

Armstrong se había comprometido a contestar estas preguntas con la verdad y tenía permiso para emplear monosílabos. Los detalles llegarían después. El ciclista admitió que se había dopado pero que dejó de hacerlo tras ganar su séptimo Tour de Francia: "La acusación de que me dopé después de mi regreso [el estadounidense se retiró tras su séptimo entorchado francés y luego volvió para intentar ganar un octavo], no es cierta. La última vez que crucé la línea roja fue en 2005".

El tejano admitió que ha acabado diciendo la verdad "demasiado tarde". "Esta historia fue perfecta durante demasiado tiempo”, aseguró “Vences al cáncer, te casas felizmente, ganas siete Tours... Ahora la historia ya es demasiado tóxica y trágica".

Pregunta Oprah, contesta Lance

“¿Alguna vez tomaste sustancias dopantes prohibidas?” “Sí”.

“¿Te hiciste transfusiones de sangre?” "Sí"

“¿Alguna vez consumiste EPO?” “Sí”

“¿Es humano ganar el Tour de Francia sin doparse, en siete ocasiones seguidas?” "En mi opinión, no"

"¿Temió que le pillaran?" "El consumo ilícito se puede programar"

"¿Atacas a aquellos que dicen algo que no te gusta?" "Toda mi vida. (...) Crecí sintiéndome amenazado y siempre he peleado (...) Me dopé por mi instinto insaciable de ganar, de ganar a todo. Esa arrogancia, esa actitud, al final no la puedes negar ni esconder"

"¿Pensaste que hacías algo malo?" "No. Da miedo."

Winfrey llegó a intentar que el de Austin le diera detalles sobre cómo funcionaba la trama de dopaje descubierta por la USADA. "Tyler Hamilton [excompañero de equipo] te ha acusado de inyectarte EPO en una tienda en el aparcamiento de una competición y de tirar las jeringuillas en unas latas en cuanto supisteis que podían pillaros". Armstrong evadió por primera vez una respuesta clara: "No lo recuerdo, pero no voy a decir que sea mentira". “¿Temió en algún momento que le pillaran?", insistió la presentadora. “No había controles fuera de la competición, así que el consumo ilícito se puede programar. Ya sé que esto suena raro para ti", le dijo a la presentadora.

El ciclista definió además el dopaje como una circunstancia de la época, parte de la cultura de su generación. ¿Estás diciendo que tenías que seguir tomando sustancias prohibidas para ganar? ¿Que era así de común? "Sí. Es como decir que teníamos que inflar nuestras ruedas o que debíamos llevar agua en los bidones. Era parte del trabajo".

El especial de la cadena OWN, propiedad de Winfrey, intercaló en la entrevista detalles de la investigación de la USADA, la agencia antidopaje de Estados Unidos, que acusó a Armstrong de liderar su equipo del US Postal en lo deportivo y en la trama de dopaje. "Nunca hubo órdenes a otros deportistas. Era una época competitiva y aún así eligieron no doparse", contestó el ciclista, señalado como impulsor y muñidor de la trama dopante por los miles de folios con constituyen el sumario de la investigación de la agencia estadounidense. "Ahora mismo no soy el hombre más creíble en el mundo, pero yo nunca despedí a un ciclista por no querer consumir sustancias dopantes".

Sin embargo, la presentadora le presionó por las muchas ocasiones en las que Armstrong ha coaccionado a excompañeros, les ha acusado de mentir e incluso les ha denunciado ante la justicia -a pesar de saber, como reconoció anoche, que decían la verdad sobre él. ¿Cabe la posibilidad de que otros ciclistas pensaran que si usted se dopaba, ellos debían hacer también?, inquirió. "Es posible", concedió Armstrong. "Y lo acepto al 100%”.

"Estaba acostumbrado a controlar todos los aspectos de mi vida, he controlado todo lo que yo hacía”, dijo Armstrong de los ataques a médicos, preparadores y excompañeros de equipo. "¿Es esa tu manera de ser? ¿Atacas a aquellos que dicen algo que no te gusta?" "Sí, toda mi vida".

“Intentaba controlarlo todo. He sido así siempre. Crecí sintiéndome amenazado y siempre he peleado”. Aseguró también que el cáncer le enseñó que tenía que hacer lo que fuera para sobrevivir y Winfrey le interrumpió: "Doparse también es hacer cualquier cosa por vencer, ¿por qué lo hiciste?". "Mi instinto insaciable de ganar, ganar a todo. Esa arrogancia, esa actitud, al final no la puedes negar ni esconder. Lo veo hoy, no es nada bueno".

Tras emitir el discurso ofrecido por el ciclista en el podio de París, minutos después de ganar su séptimo y último Tour de Francia, en 2005, y en el que atacó a “quienes han dejado de creer en el ciclismo”, Armstrong reconoció que se equivocó al pronunciar esas palabras. “Me siento avergonzado. Me retiré indmediatamente después, fue muy estúpido marcharme así".

"¿Qué te llevas cuando sabes que has ganado haciendo trampa?", le preguntó Winfrey al ciclista. "Hay más disfrute en el proceso de preparación", le contestó. "¿Te parece que hiciste algo malo?" "No, y sé que da miedo". "¿Sentiste que mentías al doparte?" "En ese momento, no". Armstrong justificó también su dopaje como “parte de las reglas del juego”, habló de pertenecer a “una generación de ciclistas” sin dar más detalles y aclaró, eso sí, que su confesión le hace una persona “más feliz”.

Winfrey preguntó a Armstrong si pensaba que aquellos ciclistas que no se doparon eran unos ‘pringados’. El deportista estadounidense repuso que no cree que nadie estuviera obligado a doparse, pero que no es su lugar decir quién mintió y quién no. Tuvo pocas palabras positivas, pero unas de ellas fueron para el doctor Michele Ferrari, considerado el ‘maestro del dopaje’ y una de las claves de la trama. “Es un buen hombre”, dijo el ciclista.

En referencia a otros miembros del equipo, negó haber reconocido ante Tyler Hamilton que hubiera dado positivo en un test antidopaje y que después diera dinero a la Unión Ciclista Internacional para taparlo. "Di dinero porque me lo pidieron, claro que ahora no me va a creer nadie". Emma O’Reilly, perteneciente al equipo médico, tampoco logró una disculpa durante la entrevista: “Es cierto que le acosé. Le llamé puta y zorra, pero nunca le llamé gorda”. O’Reilly fue denunciada además por Armstrong, quién admitió haber demandado “a tanta gente” que ya no sabía a cuántos. ¿Cómo pudiste denunciar a tanta gente sabiendo que decían la verdad?: "Lo sé, es un gran defecto", respondió.

Armstrong alegó que las acusaciones de Floyd Landis fueron el punto de inflexión de su relación con el dopaje, pero niega que le rechazara como miembro de su equipo después de ser acusado también. "Siempre le defendí", aseguró. "Yo no estaría aquí sentado si no hubiera vuelto a la competición". El ciclista sostiene que nunca habrían detectado su dopaje de no haber regresado al Tour de Francia en 2009 y 2010.

"Todo el mundo tiene razón al sentirse engañado y defraudado. Mi labor ahora es recuperar esa confianza". El estadounidense aseguró que no tiene autoridad moral para ser él mismo quien pida ahora mismo un esfuerzo para limpiar la imagen del ciclismo. "Falté el respeto a las reglas de lo que más me gustaba. Si hubiera una reconciliación y me invitan a colaborar, seré el primero en responder".

Más información