Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los peores accidentes de Fernando Alonso en la Fórmula 1

Su escalofriante vuelo en el circuito de Albert Park en Australia remite a otras graves colisiones del piloto asturiano en sus 15 años en el Mundial

El accidente de Fernando Alonso REuters

Habían transcurrido 16 vueltas de la primera carrera del Mundial de 2001, en el circuito de Albert Park en Australia, cuando Fernando Alonso sufrió un espectacular accidente del que, afortunadamente, salió ileso. El piloto español embistió por detrás al Haas de Esteban Gutiérrez y se quedó sin capacidad de reacción. El McLaren de Alonso tocó por la parte izquierda la zona trasera del Haas, la rueda delantera derecha del McLaren quedó destrozada y el coche se levantó y dio dos vueltas de campana, antes de estrellarse de forma brutal contra los raíles protectores, quedando destrozado. La buena noticia fue que Alonso pudo salir por su propio pie del monoplaza. Se le vio titubeante en los primeros momentos y cojeando ligeramente. Pero luego levantó los brazos queriendo indicar que estaba bien. La imagen remitió a alguno de los peores accidentes del piloto asturiano en sus 15 años en el Mundial de Fórmula 1.

Gran Premio de San Marino 2001

Su primer accidente en la Fórmula 1 le ocurrió en su cuarta carrera en el Mundial y con apenas 19 años, en el Gran Premio de San Marino de 2001. Tras verse obligado a abandonar la prueba anterior por un problema electrónico, Alonso clavó los frenos al llegar a una de las chicanes del circuito de Ímola, se salió por el piano de la pista y perdió el control de su Minardi impactando contra el muro cuando apenas habían transcurrido cuatro vueltas. Aquel primer año fue el más complicado de su carrera: abandonó nueve carreras, siete por avería y dos por errores propios.

Gran Premio de Brasil 2003

Su primer percance dramático tuvo lugar dos años después en el circuito de Interlagos. Ya con Renault, en la tercera carrera de su segunda temporada en el Mundial de Fórmula 1, el Gran Premio de Brasil de 2003, se encontró en la línea de meta con los restos del Jaguar de Mark Webber, que había sufrido un choque anterior en medio de una lluvia torrencial, y acabó estrellándose contra las vallas tras perder el control de su monoplaza en la vuelta 55 de carrera. Alonso abandonó su coche cojeando y, de inmediato, fue atendido por los médicos en la pista del circuito. Fue inmovilizado y evacuado en ambulancia, aunque rápidamente tranquilizó a familiares y aficionados levantando el pulgar en la camilla. Para su palmarés finalizó aquella carrera en tercer lugar ya que, al suspenderse definitivamente la misma en la vuelta 55, se dio como válida la clasificación en la que estaban los pilotos dos vueltas antes.

Gran Premio de Bélgica 2012

El accidente más espectacular de su carrera hasta el de ayer en Albert Park le ocurrió en el Gran Premio de Bélgica de 2012. Era el ecuador de su tercera temporada en Ferrari, Alonso salió en la quinta posición de parrilla tras una sanción a Pastor Maldonado, pero su carrera duró menos de 20 segundos. Justo al tomar la salida, el Lotus de Romain Grosjean y el McLaren de Lewis Hamilton colisionaron, cogieron altura y se llevaron por delante al español y a Sergio Pérez, entonces en Sauber. Alonso salió ileso, aunque abandonó la prueba antes de completar la primera vuelta.

Gran Premio de Malasia 2013

Un año después, en su gran premio número 200, Alonso solo pudo completar una vuelta. Al entrar en la segunda curva golpeó la parte trasera del monoplaza de Vettel y dañó el alerón delantero de su Ferrari. El equipo le dijo que siguiera en la pista en vez de entrar a boxes para cambiarlo, con la esperanza de que aguantaría. Sin embargo, al pasar por la recta principal en el inicio de la segunda vuelta, el ala se desprendió y su monoplaza salió disparado hacia la grava. Esa misma temporada, en Abu Dabi, recibió un fuerte golpe en la espalda y tuvo que someterse a un chequeo médico tras soportar fuerzas de hasta 28G.

Entrenamientos en Montmeló en 2015

En febrero de 2015, durante los test de Barcelona, Alonso pasó cuatro días hospitalizado con pérdida de memoria tras un fuerte impacto. El McLaren del piloto español salió de la tercera curva de la pista, a la derecha, y se fue directamente contra el muro interior, a unos 150 kilómetros por hora, arrastrando el lateral del MP4-30 hasta detenerse por completo.

El golpe fue considerable porque arrancó de cuajo la rueda trasera derecha del coche. Alonso permaneció metido en el habitáculo unos 10 minutos, medio grogui y sin poder responder a los mensajes que desde el taller le mandaban por la radio. Acto seguido llegaron a la zona los comisarios y la ambulancia que se lo llevó hasta el centro médico, donde fue examinado y donde los doctores decidieron evacuarle. No pudo realizar más test y no pudo disputar el GP de Australia respetando el protocolo en vigor en caso de traumatismos cerebrales.

Más información