Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano Ronaldo: “Solo pido que no me silben aquí”

Cristiano, que anota tres goles para rescatar al Madrid contra el Bayern, reclama más cariño del Bernabéu

Cristiano Ronaldo Ampliar foto
Cristiano manda a callar a su afición después del gol del 1-1. AFP

No hay tarde ni noche tranquila para el Madrid de Zinedine Zidane. Nunca. Ni aunque empieces el partido con un 1-2 de ventaja que te traes del partido de ida. Ni aunque controles el encuentro y mantengas a raya el rival, el Bayern en este caso, después de una presión muy alta en los primeros 10-15 minutos. El Madrid de Zidane está condenado al sufrimiento. Va en su ADN, como la garra y el carácter. Así se ha ganado seguir su camino en la Champions después de ganar en la prórroga. Cristiano, protagonista en la ida, lo fue también en la vuelta. Dos goles en Múnich, tres goles en Madrid. El segundo, a pase de Sergio Ramos, que encontró alivio en una noche en que parecía que la Champions le había dado la espalda. El gol que tanto le invocaba la afición, lo terminó marcando en propia puerta la noche en que cumplía 100 partidos en la máxima competición. La noche en que construyó un muro al que se le cayeron un par de ladrillos en el gol en propia puerta. Un error del que le rescató Cristiano.

Hat-trick de Cristiano, hat-trick de Cristianooooo”, no paraba de gritar el speaker, enloquecido tras el tercer tanto del portugués. El primero lo celebró mandando callar a la afición madridista. “Sólo pido que no me silben aquí. Yo intento dar lo mejor de mí y ayudar al Madrid”, explicó al terminar el partido aún sobre el terreno de juego cuando le preguntaron si se merecía una calle. Nada de calles, él quiere y reclama más respeto.

Más que pitos, en el estadio, hubo un poco de murmullo después del gol del Bayern. Si acaso un poco de runrún en la primera parte, cuando el portugués cortó una contra de los suyos y se cayó al suelo. La afición, eso sí, reclamaba al equipo que atacara más. Pero Cristiano debió de escuchar más que los demás. Y se lo tomó a pecho. Miró desafiante y con cara de enfadado a la grada después del gol del empate.

¿Cree que en una noche así, esas declaraciones y esos gestos son inoportunos?, le preguntaron a Zidane, feliz, pero también muy cansado en la sala de prensa. Más de una vez tuvo que pedir ayuda a un par de periodistas francés porque le salían expresiones en su idioma y no en castellano. “Son cosas que pueden pasar… la gente sabe que se debe a la tensión a tanto esfuerzo. No se lo van a reprochar a Cristiano. Son cosas que pasan en el campo y se quedan allí. Lo que hay que sacar es lo positivo de esta noche, el apoyo del público que ha sido importante para ayudar al equipo. Cristiano contesta en el campo, ha marcado tres goles hoy, cinco contando los de la ida. ¡Qué te voy a decir!”, respondió el técnico francés.

Piropos de Zidane

¿Es compatible ser del Madrid y pitar a Cristiano?, le insistieron a Zidane que en su época de jugador también recibió silbidos. “A lo mejor no lo van a pitar más…”, dijo conciliador. “Puede pasar de vez en cuando, él lo sabe y está tranquilo. Es el campo lo que muestra lo que tiene Cristiano y que tienen pocos jugadores: en los momentos clave siempre está allí, el público se lo agradecerá”, prosiguió. Si después de la ida, el portugués alcanzó los cien goles en Champions, anoche aumentó su botín. Ya son 103. “No hay una categoría para describir a Cristiano. Lo que le vemos hacer es impresionante. Es un jugador increíble, magnifico. La manera en la que marca y en la que está en los partidos clave… Se le critica cuando no anota o no se le ve bien, pero él sabe que cuando llega un momento importante va a estar allí. Muy pocos jugadores saben hacer o que ha hecho Cristiano”, le piropeó Zidane.

Mientras tanto, en zona mixta, a Sergio Ramos le preguntaron por el tradicional tuit de Piqué que, en víspera de jugarse el pase a semifinales contra la Juve (el Barça tiene que remontar un 3-0) escribió, nada más terminar el partido (con polémica arbitral): “...”. El capitán del Madrid le contestó así: “Que rebobine y se ponga el partido del PSG”.

 

Más información