Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez se lleva la ‘pole’ y se fía a la magia de Austin

El de Honda trata de contrarrestar la inestabilidad y falta de aceleración de su moto con su pilotaje explosivo en un circuito en el que sigue invicto

GP Las Americas de MotoGP Ampliar foto
Marc Márquez, en el circuito de Austin. AP

El circuito de Austin, en Texas, es territorio de Marc Márquez. Lo dicen las estadísticas. Y lo explican también el estilo y gustos del piloto de Cervera. Los números dicen que nadie ha podido ganarle los últimos cuatro años, desde que se celebra el gran premio en el trazado texano, en 2013. En esos cuatro años, además, se llevó la pole. Y volvió a hacerlo este sábado, in extremis, merced a una vuelta de esas al filo de lo imposible que tanto le atraen. Lo que escapa a las cifras son las sensaciones del piloto en este tipo de circuitos anchos (15 metros) y de herencia yanqui: el trazado es espacioso, da para corregir en frenada o alargarla si es preciso para preparar bien la entrada a la curva en momentos en que la salida es tu punto débil, como le pasa al de Honda con esta moto que acusa tanto las aceleraciones.

Austin es territorio de Márquez, al menos hasta que alguien diga lo contrario. Si bien, este fin de semana no es la 93 la moto a seguir. Maverick Viñales es la referencia. Siempre le fueron bien a la Yamaha los circuitos de curvas rápidas, claro que este, además, tiene cuatro virajes más lentos. Pero Márquez lo tiene claro: la M1 ha mejorado sus puntos débiles sin perder aquellos aspectos que siempre la distinguieron: la estabilidad y el paso por curva. En un circuito en el que todos los pilotos refieren serios problemas por la ingente cantidad de baches –más que el curso pasado, posiblemente consecuencia de la fórmula 1–, la moto de los diapasones gana adeptos. “La Yamaha es muy buena a la hora de absorber los baches, la moto es muy estable. Y, además, parece que cada año mejoran un poco más en aceleración”, asumía Márquez el viernes.

Un día después el clima empeoró, pero él y su equipo supieron recomponerse. La temperatura había caído más de diez grados (29º el viernes, 16º el sábado) y la humedad aumentado considerablemente (del 53% al 82%), por lo que las condiciones atmosféricas afectaron al rendimiento de la mayoría de las motos por la falta de agarre. En el primer libre se fueron al suelo casi una decena de pilotos –con consecuencias dramáticas para Alex Rins, con fractura de cúbito y radio–, algunos, como Aleix Espargaró o el mismo Márquez hasta en dos ocasiones.

Viñales y Rossi, en primera línea

1 Marc MARQUEZ 2'02.741
2 Maverick VIÑALES 2'02.871 0.130
3 Valentino ROSSI 2'03.673 0.932
4 Dani PEDROSA 2'03.866 1.125
5 Johann ZARCO 2'03.928 1.187
6 Jorge LORENZO 2'04.151 1.410

Pero en el box del campeón habían apostado por una serie de cambios en la configuración de la moto: debían encontrar el equilibrio para ganar estabilidad a la entrada de las curvas sin perder las buenas sensaciones a la salida que ya tuvo en Argentina. A pesar de las caídas, se sentía confiado. Lo demostraría durante los 15 minutos que duró la clasificación. Salió el primero y se colocó en cabeza, con el mejor tiempo, volvió a bajar el crono medio segundo; y cuando Viñales parecía estar a punto de arrebatarle la pole en los últimos instantes él respondió con un tiempo 130 milésimas más veloz.

Su plan para recuperarle décimas al de Yamaha este domingo es “apretar más en la frenada, como siempre”, pero eso, y en una pista con baches, como pasó en Argentina, tiene sus riesgos. El (tan esperado) duelo está servido.

Rins, mes y medio de baja por lesión

N. T., Austin

No le está acompañando la suerte al barcelonés Alex Rins en su estreno en la categoría reina. Sufrió una grave lesión en las vértebras dorsales en los primeros entrenamientos que hizo con la Suzuki, el año pasado, en Valencia; se lesionó apenas unos días antes de que arrancara el Mundial, en marzo, y llegó a Qatar con una fractura del astrágalo todavía por recuperar. Aún así, terminó en novena posición, el mejor debutante. Pero ha vuelto a romperse. Y esta vez va para largo. Él fue el primero en probar el asfalto este sábado en una sesión en la que, a partir de entonces, se multiplicaron las caídas. Nada más levantarse se sujetó el brazo con evidentes gestos de dolor. Sufre una fractura abierta de cúbito y radio en el antebrazo izquierdo; el cúbito se ha roto a media altura y el radio a la altura de la muñeca.

“Tiene una herida, mínima, pero que conecta con la articulación. Es una lesión grave. Se trata de una fractura complicada, por eso lo hemos enviado al hospital para que, bajo anestesia general, le recolocaran el antebrazo y redujeran esa fractura. Cuando podamos lo trasladaremos a Barcelona y haremos allí (probablemente el martes) la intervención quirúrgica correspondiente. Le pondremos dos placas, una en el cúbito y otra en el radio”, explicaba el doctor Xavier Mir, experto en traumatología. Y añadía: “Nos iremos fácilmente a seis semanas o siete, confiando en que no exista ningún problema de infección con la herida”. Así pues, Rins no podría volver, al menos, hasta el gran premio de Catalunya, el 11 de junio.

Más información