Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Belmonte: “Quiero aprovechar la motivación de Río”

Mireia compite en un maratón de pruebas en el Ciutat de Barcelona con la mente puesta en el Mundial de Budapest

Mireia Belmonte. Ampliar foto
Mireia Belmonte. WireImage

Mireia Belmonte nada de reto en reto. El año pasado, en los Juegos Olímpicos de Río, la badalonesa se colgó el oro en 200 mariposa y el bronce en 400 estilos. Cualquier otro se podría haber empachado de medallas. Ella, no. Belmonte quiere más. “El año post olímpico siempre es difícil”, explica Mireia; “hay mucha gente que se lo toma como un año sabático; otros, en cambio, que hacen lo contrario. Yo quiero aprovechar la motivación de Río”. Mireia nada en España, con la cabeza en Hungría. Comienza hoy a competir en el Ciutat de Barcelona que se celebra en la piscina del Club Natació Sant Andreu, con el objetivo de llegar a punto al Mundial de Budapest que se disputa del 12 al 28 de julio.

El cartel del Ciutat de Barcelona

El Ciutat de Barcelona cuenta con un excelente cartel en el que, además de Belmonte y Hosszú, destaca la campeona olímpica de los 100 mariposa, la sueca Sarah Sjostrom, que mantendrá un duelo con la australiana Bronte Campbell, campeona mundial en los 50 y 100 metros libres.

Precisamente, la participación de la selección de Australia con los campeones olímpicos de los 400 libres, Mark Horton, y de los 100 metros, Kyle Chalmers, y del campeón mundial de los 100 y 200 braza, Mitchell Larkin; y la presencia del mito de la natación húngara, Lazlo Cseh, campeón mundial de los 200 mariposa, darán todavía más nivel a la prueba barcelona.

“El objetivo es el oro, como cada año”, cuenta Mireia. Y advierte: “Sé que no soy la única favorita, pero eso es lo que me ilusiona y lo que me hace entrenar cada día más fuerte”. Tiene Belmonte a una cuádruple medallista olímpica en la mirilla, la húngara Katinka Hosszú. “Es interesante competir contra ella. Siempre que me la encuentro, aprendo mucho de lo que hace”. La encienden a Mireia los desafíos. Llega a Barcelona con el cuerpo agarrotado. “Estamos en un momento de trabajo de carga. No estoy para hacer las mejores marcas, simplemente porque no estoy en mi mejor tono físico”, advierte.

Sin embargo, Belmonte y su entrenador, Fred Vergnoux, ya tienen todos los deberes hechos. “Está muy bien”, subraya el preparador francés. “Ya he hecho todo el trabajo, a lo mejor los resultados no llegan en estos días, pero sé que lo puedo hacer bien en el momento importante del año, que es en el Mundial. Eso espero, al menos”, completa la catalana.

A Belmonte, en cualquier caso, le inspira el Ciutat de Barcelona. “Me gusta competir en casa”, asegura. No lo tendrá fácil. Competirá ocho pruebas diferentes —“un maratón”—, en algunas con rivales ante las que se medirá en Budapest. “Me enfrentaré a rivales de mucho nivel”, completa. Y, una vez finalizado en torneo, Mireia enfilará rumbo a un lugar especial. “Me gusta subir a Sierra Nevada: me ayuda a concentrarme mucho y estoy todo el día respirando un ambiente deportivo. Tenemos un grupo que invita a trabajar. Además, la altura me beneficia a nivel físico y cardiovascular”.

A sus 26 años, la nadadora de Badalona, se rebela contra el paso del tiempo. “Antes había un pensamiento de que cuando un nadador llegaba a los 30 años se le acababa la vida deportiva. Pero, hoy hay ejemplos de que se puede rendir a cualquier edad y en cualquier prueba. Tenemos el de Dara Torres que ganó con 42 años. No hay que juzgar al nadador por la edad”, advierte. Ni los años pueden con la ambición de Belmonte que quiere el oro en un Mundial. Lo único que le falta

Más información