El peor momento de James

El colombiano, lejos de su mejor condición física, apenas ha jugado el 30% de los minutos esta temporada y ha disputado enteros sólo dos partidos

A James le definen en Valdebebas como un “peleón” y aseguran que saldrá del momento que está viviendo. El peor desde que está en el Real Madrid. El colombiano, que el año pasado, en su primera temporada en el club, deslumbró por juego, goles (17) y asistencias (18), está lejos de su mejor condición física. Esta temporada apenas ha disputado el 30% de los minutos (770 en las tres competiciones); lleva 13 partidos, ha sido titular en nueve y ha jugado enteros sólo dos.

Empezó la Liga como suplente (Benítez no le veía en forma como al resto de sus compañeros), brilló contra el Betis y dejó a todos boquiabiertos con una asistencia, un golazo de falta y otro de chilena, y ahí se paró. Una rotura muscular –con recaída incluida- le mantuvo fuera de los terrenos de juego dos meses. Regresó a principios de noviembre y, dos meses y medio después, todavía no ha cogido ritmo.

Es más, se le ve con algún kilo de más, distraído y poco centrado. La policía le persiguió hace un par de semanas por exceso de velocidad. Por otro lado, su mujer se ha trasladado a Colombia para participar en un programa televisivo.

Hasta Zidane le riñó el domingo contra el Sporting. James, que ya se había unido tarde al calentamiento –con el técnico francés, todos los jugadores, incluidos los suplentes, saltan al campo a hacer ejercicios antes del partido- hizo enfadar al jefe después del descanso. Cuando se lesionó Bale, Zidane mandó a calentar a James y Jesé. El canario fue el elegido para entrar en el minuto 46 y el colombiano se sentó tranquilamente en el banquillo. Cuando el técnico miró a la banda para llamar a James y avisarle de que iba a sustituir a Isco (minuto 59), vio que no estaba y se giró al banquillo haciendo gestos de no entender qué estaba haciendo allí sentado y le ordenó ponerse a calentar de nuevo.

El entrenador francés, que en su primera rueda de prensa en Valdebebas dijo que a Isco y James –los castigados por Benítez- había que darles cariño y confianza por “buenos e importantes”, ha optado por el malagueño como titular en sus dos primeros partidos al frente del Madrid. Isco está en mejores condiciones físicas y James, de momento, sólo ha entrado en las segundas partes (media hora contra el Deportivo y contra el Sporting). Ni siquiera con Zidane –que juega con todos los buenos- el colombiano ha recuperado protagonismo. Señal de que está lejos de su mejor condición física.

En lo que va de temporada lleva tres goles y seis asistencias. No está rindiendo al nivel del año pasado ni al que se le espera y exige. ¿Qué espera de James?, le preguntaron a Zidane el domingo. “Trabajo, para llegar bien a los partidos y estar fuerte. Lo espero de él y de todos los demás porque estamos todos en el mismo barco”, contestó. James tiene cuatro meses y medio (lo que queda de temporada) para remar junto a sus compañeros.

Más información