Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La velocidad de Viñales, el nuevo freno trasero de Márquez, el paso al frente de Lorenzo

El piloto de Yamaha cierra los tests de Sepang con el mejor tiempo de estos tres días de pruebas

Maverick Viñales, en los ensayos oficiales de Sepang. Ampliar foto
Maverick Viñales, en los ensayos oficiales de Sepang. EFE

Suerte que los pilotos se levantaron con el cuerpo dispuesto para la velocidad. No hicieron concesiones. Y desde el primer minuto quedó claro que aquel sería el último día, la última jornada de pruebas en Sepang, así que habría que aprovechar al máximo, todo lo que la meteorología se lo permitiera, que no fue demasiado. Fue Dovizioso el primero que despabiló al personal con aquella vuelta en 1m,59’553s. Fantástica. Parece que esta Ducati tiene cosas que decir. Lo volvió a confirmar Stoner tras pocos giros en pista, con una vuelta con la que se quedó a poco menos de una décima del italiano. Y, en este tercer día, lo asumió también el fichaje estrella de la casa, Jorge Lorenzo, que ha invertido muchas horas en el trazado malayo para entender cómo pilotar esta moto. Hasta que se quedó a dos décimas de su compañero de equipo.

Siguió en plena forma Álvaro Bautista, por tercera jornada consecutiva, con su Ducati GP16 del equipo Aspar, toda una sorpresa en esta pretemporada. Terminaría a menos de tres décimas de la cabeza. Y por fin dio con la tecla, como era de esperar, Marc Márquez, que dedicó los dos primeros días a hacer infinidad de pruebas con su Honda (ayer, por ejemplo, probó una nueva configuración de freno trasero: una pequeña leva en la parte izquierda del manillar) y especialmente con el motor (o más bien con los motores, la casa alada debe definir su elección hacia un motor big bang), lo que le llevó su tiempo. Hasta que este miércoles logró un tiempo de 1m,59’506s (antes de parar a comer y de que se arrancara la lluvia y la pista se pusiera imposible durante horas) que le colocó en segunda posición. También mejoró considerablemente Pedrosa, finalmente cuarto, a escasas dos décimas del mejor, Viñales.

Porque si alguien destacó en esta última jornada de pruebas fue el piloto de Roses (Girona), a quien le costó poco firmar el mejor tiempo de estos tres días: 1m,59’368s. Lo hizo con esa misma Yamaha M1 que ya pusieron en pista él y su compañero de equipo, Valentino Rossi, un día antes con la innovación más llamativa de la pretemporada: sin alas para mejorar la aerodinámica y el rendimiento de la máquina en aceleración, la casa de los diapasones ha ocultado unas alas interiores en el carenado, ahora ligeramente más ovalado. Y parece que da resultado. Porque también el italiano pudo mejorar sus tiempos, ya por la tarde, para colocarse, con el quinto mejor tiempo, entre los mejores. Justo delante de Bautista.

La lluvia dejó la pista prácticamente vacía durante horas, horas en las que apenas asomaron por allí tipos como Miller o Rins. La actividad regresó a falta de dos horas para el final de estos tests. Pocos, solo Rossi o Pedrosa, mejoraron sus cronos. El resto se dedicaron a hacer simulacros de carrera: a rodar y rodar para empezar a comprobar el rendimiento de los nuevos Michelin. No hubo nadie que diera más vueltas que Márquez, el campeón del mundo: 85 giros a la húmeda pista malaya.

Y hasta aquí las tres jornadas de pruebas del primer test oficial de la pretemporada.

Más información