Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Florentino Pérez: “Todo esto de Cristiano es muy extraño”

El presidente del Madrid, que arranca su quinto mandato, dice en Onda Cero que hablará con el portugués cuando acabe la Confederaciones y que no contempla la posibilidad de que se marche

Florentino Pérez, en el acto en el que fue reelegido presidente hasta 2021.

El acto de investidura de Florentino Pérez como presidente del Real Madrid duró ayer algo más de 20 minutos en el palco de honor del Santiago Bernabéu. No muy lejos de la vitrina en la que hace un par de semanas había depositado la duodécima Copa de Europa del club, pronunció un breve discurso ante la mirada de Paco Gento, presidente de honor. No hubo referencias —más allá de una doble página en el dossier— a Cristiano Ronaldo. Ni turno de preguntas.

El único nombre propio fue el de Zidane al que Pérez calificó de “símbolo del madridismo y mejor entrenador del mundo”. En el día en que el máximo mandatario del club se dirigió a los socios, dejó fuera del guion a Cristiano. Sí habló del portugués por la noche, en una entrevista a Onda Cero. “No conviene sacar conclusiones, conozco a Cristiano, es un gran tío, un profesional. Todo esto es muy extraño”, declaró.

El mandato en el que se ha coronado a lomos de Zidane y del portugués (cuatro títulos en una temporada, algo que nunca había conseguido el club) arranca con un jaleo inesperado: el enésimo enfado de su jugador franquicia y la incertidumbre sobre su futuro. ¿En Chamartín o lejos de España? "No tengo ninguna solución, Cristiano tiene contrato y es jugador del Real Madrid. Lo que le haya pasado y haya afectado a su credibilidad, seguro que nos lo contará y veremos qué pasa”, dijo el presidente en Onda Cero.

Recordó que hay que cumplir obligaciones y defendió al portugués. “El tema fiscal yo no lo conozco bien, nuestra obligación es cumplir con los deberes fiscales. El principio es ese, partiendo de ese principio, Cristiano siempre ha tenido la voluntad de cumplir porque le conozco como persona”, apuntó Pérez que no habla con el portugués desde después de la final de Cardiff. “Tiene que cumplir con sus obligaciones fiscales, como todos, y lo tiene asumido. Sus abogados han dicho que nunca ha ocultado nada, y yo creo en su credibilidad. Si no hay ocultación, no hay mala fe y sus abogados dicen que no ha habido ocultación por lo que no hay voluntad de engañar”, afirmó. No ocultó su preocupación y la de Zidane por el malestar de Cristiano, pero aseguró que ni él ni nadie en el club contemplan la posibilidad de que se pueda marchar.

En el día en que empezaba su nuevo mandato, Pérez celebró los títulos conseguidos en los últimos cuatro años y deslizó las claves del futuro deportivo. “Hemos construido un equipo de leyenda con ocho canteranos en el primer equipo y este modelo seguirá marcando la identidad de nuestro grupo. Estamos ante una verdadera prueba de solidez de un proyecto deportivo que huye de la complacencia y pone su acento en la juventud para seguir haciendo historia”, explicó en el palco de honor del Bernabéu.

El que acaba de cerrar es su ciclo más ganador: en cuatro años ha conseguido tres Copas de Europa. La de este año, además, ha llegado de la mano de la Liga. Desde 1958 —tiempos en los que el doblete se premiaba con 50.000 pesetas y don Santiago Bernabéu retenía a sus jugadores en el hotel para que no salieran de juerga y llegaran así enteros a los festejos en la capital— no conseguía el Madrid triunfar en España y Europa a la vez. La calma solo se ha visto alterada por el malestar de Cristiano.

Varios son los mosqueos y los ataques de celos que ha tenido el portugués desde que llegó al Madrid en el verano de 2009, varias son las veces que, de puertas para dentro, dijo que quería marcharse. La más sonada, en 2012, cuando dejó de celebrar los goles porque dijo que estaba triste y que el club sabía por qué. Esta, sin embargo, es la más delicada. Por el vendaval que ha desatado, por su edad (32 años), porque acaba de renovar y por el tipo de asunto. No son los pitos del público o un mal pase de un compañero, una suplencia o un encontronazo con un entrenador. La fiscalía le acusa de haber defraudado a Hacienda 14,7 millones ocultando rentas generadas en España por derechos de imagen y él dice sentirse maltratado a diario por la prensa española.

En medio de la calma chicha pos-Cardiff, al Madrid le ha estallado Cristiano Ronaldo. Concentrado en Rusia con su selección para disputar la Copa Confederaciones, el máximo goleador de la historia del Madrid confesó a sus compañeros de Portugal y a su entorno que quiere irse de España porque está cansado de que se asocie su nombre a las palabras crimen y prisión.

La llamada de Zidane

Zidane, con el que mantiene una muy buena relación, le llamó hace un par de días y Cristiano le dijo que está cansado del trato que recibe a diario. El técnico francés tranquilizó al club diciendo que no tiene la sensación de que el delantero se quiera marchar. Pero la bola se ha ido haciendo cada vez más grande y abre un sinfín de cuestiones. ¿Se irá finalmente Cristiano? ¿De no irse, cómo reaccionará el madridismo una vez que empiece la temporada? ¿Cómo gestionará su presencia en España el portugués después de haber hecho saber a través de terceros que se siente maltratado por el país en el que reside desde 2009, año de su fichaje por el Madrid?

En cuanto acabe la Copa Confederaciones (la final es el 2 de julio) se reunirán los tres —técnico, presidente y jugador— para aclarar el futuro. Mientras, Jorge Mendes, su agente, ya está estudiando posibles salidas. No contaban el Madrid ni su presidente con el terremoto que ha desatado Cristiano, a través de terceros además (el periódico portugués A Bola), porque el jugador no ha hablado públicamente para decir que se quiere marchar ni ha llamado a nadie del club.

Allí sólo tenían conocimiento de su enfado con Hacienda y con los medios por cómo se está tratando su presunto fraude. No hay alarmismo porque creen que si Cristiano quisiese irse de verdad, habría llamado a la puerta con una oferta y no habría armado este revuelo. Pero desde hace cinco días no se deja de hablar del portugués en todos los medios de España y Europa. Incluso Zidane, cuya única llamada en vacaciones se la hizo a James en Navidades después de que el colombiano dijera que tenía ofertas para irse, levantó el teléfono en pleno viaje con su mujer para averiguar qué estaba pasando con Cristiano.

Más información